Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

LA EPÍSTOLA DE LA CRUZ Y EL ESPÍRITU   (1)

La Pasión de Pablo -- la Libertad en Santidad

Dr. G Ernesto Johnson

Instituto Bíblico Rio Grande

El Mensaje destacado de Gálatas

Esta nueva serie tiene por objetivo el de profundizar la relación crítica entre la obra de la Cruz y el ministerio del Espíritu en la vida diaria del creyente.  Mi meta no es un estudio teórico sino práctico y personal.  Dejo a un lado unos asuntos de la exégesis y el trasfondo para tocar las fibras de nuestra vida espiritual. Pero quiero que el texto inspirado nos hable y nos rete a que andemos más cerca del Crucificado.

Sin duda alguna, podemos llamar al Apóstol Pablo, el Apóstol de la Cruz, pero tantas veces hoy día se ha separado la verdad distintiva de nuestra identificación con Cristo, muertos al pecado (Rom. 6:2), muertos a la ley (Rom 7:4) de la llenura del Espíritu Santo (Rom. 8:1-4). Tal separación es ajena al mensaje a los Gálatas. O se oye sólo de nuestra posición teológica en Cristo o se oye sólo de una experiencia por buscar. El libro de Gálatas nos ayudará a ver como Pablo une las dos verdades que resultarán en una vida de victoria y santidad, libertad sin libertinaje.

Pablo en Galatas 5:1 pregona estas verdades al empezar la tercera división de la carta: "Estad, pues, firmes, en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud."  Pone en buen equilibrio la exhortación de Gal. 5:13: "Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros." Estos dos versículos constituyen una buena definición de la vida cristiana. Prosigue Pablo a decir: "Digo, pues:'Andad en el Espíritu y no satisfagáis los deseos de la carne.'"

Lo Relevante del mensaje a los Gálatas hoy

Como nuevas criaturas en Cristo queremos heredar toda la herencia nuestra en Cristo. Tantas veces se oye: "Pero todavía te falta algo. Necesitas buscar esto y el otro." Otras voces nos prometen las grandes experiencias, nuevo poder, los milagros, la prosperidad, las profecías, la última novedad que dura poco tiempo. Frente a tales pretensiones nos sentimos inferiores porque no tenemos la última oferta.  Tantos hermanos sinceros han caído en esta trampa.  No hablo en contra de la verdadera obra del Espíritu, pero siempre será unida al mensaje de la Cruz, muerto a la carne y vivo para Dios.

Pero aquí suena la importancia del mensaje balanceado de la Cruz y el Espíritu. Pablo lo pone en claro.  Dice él: "Ni por un momento puedo tolerar semejante error." Es un error sutil – el legalismo de aquel entonces, es decir, agregar algo más a la obra de Cristo como si pudiera agregarnos una espiritualidad mayor.  En carne propia Pablo lo confronta y lo deshace con un argumento apasionado. Vemos en Gálatas otra cara del gran apóstol, intolerante ante una falsa espiritualidad no fundada en la Cruz de Cristo.  Dos veces lo llama una maldición, un «anatema» (Gal. 1:8.9). Eso es bien fuerte.

La Distinción de Gálatas

Esta carta a los Gálatas es una carta muy diferente de las demás epístolas; vemos y palpamos la pasión de Pablo por un mensaje cristo-céntrico y cruz-céntrico. Pablo vivía en carne propia el rechazo de sus convertidos (Gal. 4:16), sintió la sutileza de lo agregado al mensaje de la Cruz (Gal. 3:1). Lo agregado bajo el pretexto de mayor santidad y espiritualidad era en realidad una distracción y un sustraer de la suficiencia de la obra y la persona de Cristo. Para Pablo era otro evangelio y él lo condenó en tonos vehementes.

La carta a los Gálatas se destaca de sus demás epístolas. Pablo se emociona, suelta sus afectos para con los hermanos (5:13,14); siente las heridas que le dan, habla en términos muy fuertes hasta decir: "De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído."  No hay palabras más fuertes. Termina por decir: "!Ojalá se mutilasen los que os perturban!" (5:12).  Pablo se defiende a sí mismo y su apostolado en Gálatas.1, 2, su enseñanza doctrinal de la gracia frente a la ley en Gálatas. 3, 4 y aplica con amor, pasión y vehemencia el mensaje de la Cruz y el Espíritu Santo en el andar diario del creyente en Gálatas 5,6.

Lo Distintivo de Gálatas ante las demás epístolas paulinas.                              

Comparemos esta epístola con las demás.  En Romanos Pablo serenamente traviesa las mismas doctrinas de la justificación y la santificación en forma dialogal, definiendo, describiendo y aplicando las verdades de la Cruz. Lo curioso parece que la carta a los Romanos fue escrita de Corinto (c. 57) en una época de paz y resolución del problema de los Corintios. Gálatas fue escrita probablemente poco antes y desde Éfeso o en camino a Macedonia antes de llegar a Corinto. No hay toque personal en Romanos hasta el final del libro. En Gálatas Pablo está al frente y en el centro como hombre y protagonista por la verdad. Lo significante es que no haya ninguna nota de gracias dada a los gálatas sino sólo un profundo sentido de peligro y decepción al dirigirse a los gálatas. Aun a los Corintios tan difíciles, les dio las gracias, pero a semejante herejía de ninguna manera no la podría tolerar nunca.

La primera carta a los Corintios fue una carta sumamente correctiva, respondiendo a una serie de graves problemas en la iglesia; la segunda carta escrita en la misma época de Gálatas revela el mismo corazón de Pablo bajo ataque como la a los Gálatas. Son dos cartas que nos dan una vista de Pablo bajo el microscopio. Las dos cartas son gemelas en cierto sentido. Pablo vivía lo que llamó: "Y además de todas cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación de todas las iglesia." (2 Cor. 11:28).

Las cartas carcelarias, Efesios, Filipenses, y Colosenses y la carta personal a Filemón escritas desde la cárcel son cartas dirigidas a unas iglesia que marchaban bien con relativamente pocos problemas. Pero Pablo siempre vuelve a la misma solución de cualquier problema por exponer la obra de la Cruz y  la presencia del Espíritu Santo.

Las cartas a los Tesalonicenses nos dan otra página del ministerio de Pablo siendo plantador de las iglesias por quienes escribe con buena doctrina y afecto siempre poniendo en alto la santificación y la segunda venida de Cristo como fuertes motivaciones para la santidad.

Las cartas pastorales, Primera y Segunda a Timoteo y a Tito exponen las urgentes necesidades de la santidad en el liderazgo y la organización de las iglesias locales como expresión del Cuerpo de Cristo. Aquí se ven en Pablo el corazón pastoral, su amor para con sus hijos en la fe y su alto concepto de la iglesia local.

Este repaso sitúa bien lo destacado de Gálatas como una carta escrita del corazón de un apasionado por Cristo, seguro de su apostolado, listo a defender el mensaje de la Cruz y hacer todo lo posible para que Cristo triunfe en sus seguidores. Otro punto que vale la pena mencionar es lo céntrico en todo lo que Pablo escribe – su énfasis en la doctrina de la santidad con su base firme en la justificación pero prosiguiendo adelante para nuestra alta vocación en Cristo Jesús.

La Epístola a los Gálatas   su trasfondo introductivo

No entramos en los detalles y las discusiones con respecto al cuándo y dónde sino sólo para decir que Pablo visitó las iglesias galáticas a lo menos dos veces o en el norte de Galacia al final de su segundo viaje misionero (Hechos 16:6) o a las del sur de Asia Menor que visitó en el primer viaje y volvió a visitar en el segundo, tales ciudades como Antioquia de Pisidia, Listra y Derbe. (Hechos 13:13-14:28).  La primera opción de las iglesias norteñas es más antigua y la que uso.  Se habría escrito por el año 57 d.C. y en camino a Corinto en su tercer viaje misionero (Hechos 18:23). Aunque no sabemos mucho de estas iglesias galáticas del norte, recibieron el mensaje y después de un relativamente corto tiempo entre el segundo y el tercero viaje se dejaron llevar por algunos judaizantes que vinieron con esta herejía.

¿Cuál fue el problema de las iglesias galáticas?

Aunque es difícil trazar los movimientos de los galos del oeste de Europa, parece que estos galos o célticas invadieron Asia Menor tres siglos antes de Cristo y luego el imperio romano los venía absorbiendo. Según los eruditos era una gente muy voluble e inconstante. [Aun se puede trazar en parte sus raíces a algunos de España y Francia y Escocia (quizá nuestros antecesores!)]. Pablo pasó por las regiones dos veces y volvió para confirmarlos. Después de su última visita (tercer viaje), supo de su vacilación y aun su rechazo del mensaje de la gracia de Dios. Con un corazón muy triste y preocupado por su muy pronta vacilación de ellos y cambio de rumbo les escribió con una urgencia no igualada en ninguna otra epístola. Pablo manifestó su decepción, amor y angustia espiritual. No fue ninguna cosa leve ni insignificante.

Entraron los que se llamaban los judaizantes. Claro que eran judíos, partidarios de la ley, quizá una separación de algunos de la iglesia de Jerusalén. Esta discordia era el mayor problema al de la iglesia primitiva. Los judíos querían judaizar a los gentiles. Pablo entendía muy bien esta tensión y enemistad porque antes era un orgulloso fariseo, comprometido con la ley de Moisés y su propia cultura judaica.  Pero en el camino a Damasco y en aquel brusco encuentro con el Crucificado, Pablo se dio vuelta, llamado soberanamente a ser apóstol a los gentiles. A dondequiera que iba Pablo, éstos lo perseguían ferozmente.

La Estrategia sutil de los Judaizantes

Después de dos previos viajes a los gálatas en los cuales Dios bendijo grandemente su siembra y luego la cosecha, Pablo siente la urgente responsabilidad de hacerles frente al gran peligro de su abandono de la gracia de Cristo para la esclavitud de la ley. Se apresuró por advertirlos de la manera más directa y apasionada.  Pero la táctica de los judaizantes no era atacar directamente a la persona y la obra de Cristo en la cruz sino en tratar de agregar algo como si no fuese adecuada.  Decían en efecto que ciertos ritos y observaciones de la ley pudieran agregarles una mayor espiritualidad que les hacía falta. Iban a perfeccionar su verdadera espiritualidad por obedecerles. Proponían la circuncisión que antes marcaba divinamente el pacto con Abraham en el Antiguo Testamento. Parecía todo aquello muy inocente y fácil de lograr.

Pero para poder agregar su última novedad tuvieron que desacreditar a Pablo y su apostolado. Hecho estas dos cosas, queda el otro --el control de los gálatas por estos falsos maestros. Era cuestión de alienar a Pablo y de tomar posesión de esos creyentes jóvenes y sinceros.  No ha cambiado mucho la misma estrategia del enemigo hoy día.  Pero agregar algo a Cristo por bueno que aparezca no es nada más que deshacer lo hecho por Cristo de una vez en la Cruz. A lo perfecto no se puede agregar ni sugerir nada nunca jamás.  Esto era el punto clave de la Epístola a los Gálatas. Pablo lo confronta enérgicamente basando todo en la obra consumada de Cristo de una vez en la Cruz y aplicada al corazón por el Espíritu Santo.

Las Divisiones principales de la Epístola a los Gálatas.

La introducción de Gálatas 1:1-5 presenta en forma muy concisa su apostolado genuino, la centralidad de la obra de Cristo con un saludo algo seco pero sincero. Vuelve a toca el meollo de la Cruz, la verdadera liberación de este mundo conforme a la voluntad de Dios. Todo resulta en su gloria. Ni palabra de gratitud aparece. Pablo los reconoce y la autoridad de su mensaje.

La primera división consiste en Gálatas 1, 2.  Pablo expresa su sorpresa y alarma frente a su situación; lo hace de forma dramática y contundente. Luego produce sus credenciales legítimos frente a los ataques directos e indirectos de los judaizantes. Establece de manera singular el apostolado directo del Señor, ni dependiendo de ningún ser humano ni aun menos de los demás apóstoles.

La segunda división consta de Gálatas 3, 4 donde establece la debida relación entre la promesa a Abraham, la ley de Moisés agregada después y finalmente el triunfo de la gracia de Dios a través de la fe. Analiza y ataca la motivación de los maestros falsos y apela a los gálatas a que vuelvan a la gracia de Dios.

L tercera división se compone de Gálatas 5, 6. Pablo trata profundamente la relación íntima entre la gracia y la ley, la fe y las obras, el Espíritu y la carne; apela a los hermanos a llevar una vida victoriosa basada en la obra de la cruz, pero hecho bien posible por el Espíritu, el que les fue dado.  Termina con su jactancia: "Pero lejos de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado y yo al mundo. Porque en Cristo Jesús  ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación" (Gal. 6:14,14).

Verdades principales por tomar muy a pecho

  1. Pablo escribe a los gálatas porque los ama y teme el gran peligro del error que les traería mucho daño espiritual. Su motivación abarca su bienestar espiritual solamente.
  2. Aunque no los puede felicitar por su situación actual, tiene que serles fiel al reprenderles y contestar bíblicamente la verdad de suma importancia de la Cruz y la persona del Espíritu Santo.  De esta manera les define la vida victoriosa en Cristo Jesús.
  3. En cierto sentido la Epístola a los Gálatas es una anticipación emocionante de la Epístola a los Romanos que sigue pronto abarcando las mismas verdades claves del evangelio pero en Romanos de una manera sistemática y teológica.
  4.  Esta epístola tiene una aplicación muy profunda hoy en día cuando muchos nos ofrecen una experiencia extra, los fascinantes dones, las visiones y profecías que aumentan nuestra «espiritualidad.» Gálatas habla de la ley y la circuncisión que ya no está de moda pero el peligro toma hoy una forma más sutil. Siempre parecen sustitutos de la verdad.
  5. En breve, el buscar la manera de agregar algo, por buena que sea, a la obra de la Cruz es sustraer y poner en gran peligro la maravillosa gracia de Dios.

Dr. G. Ernesto Johnson

Instituto Bíblico Río Grande