Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

GÁLATAS – LA EPÍSTOLA DE LA CRUZ Y EL ESPÍRITU SANTO  (4)

La cruz resuelve el conflicto entre Pablo y Pedro

Gálatas 2: 11- 19

Dr. G. Ernesto Johnson

Instituto Bíblico Río Grande

Introducción

En este pasaje encontramos el verso tan frecuentemente citado: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora  vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo  por mí" (Gál. 2:20).  Todo el mundo cristiano reconoce este verso, pero ¿realmente entendemos el contexto y la teología de él? Este verso nos abre todo el libro de Gálatas y a la vez la vida cristiana. Que Dios "os dé el espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos y el supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza" (Efesios 1:18,19). Esta oración de Pablo es nuestra entrada en la gloria de nuestra herencia. En Gálatas 2:20 Pablo nos abre su corazón y explica su apego a Cristo en muerte y en resurrección. Tal andar en identificación con el Crucificado nos corresponde siempre y más y más.

El Trasfondo de este encuentro entre dos grandes apóstoles  Gálatas 2:11,12

El impacto de este pasaje se aumenta en gran manera cuando se toma en cuenta la historia pasada de Pedro ante la casa de Cornelio (Hechos 10:1-48), luego la defensa de Pedro ante la iglesia de Jerusalén (Hechos 11:1-18) y también en el más reciente Concilio en Jerusalén  (Hechos 15:1-35). En la primera ocasión no quiso ni comer nada inmundo. Dios tuvo que dormirlo para convencerle de que no había en Cristo lo inmundo en cuanto al evangelio, preparándole para la próxima visita a la casa de Cornelio, el centurión romano. Por fin quedó convencido y resultó tras la prédica de Pedro la entrada de los primeros gentiles en la iglesia de Cristo. Pedro había sido un renuente antes pero ahora el obediente mensajero del evangelio.

En la segunda ocasión al regresar Pedro a Jerusalén, los judaizantes y hermanos le reclamaron pública y fuertemente. Pero Pedro se defendió y lo de los gentiles. La comprobación incontestable fue que los gentiles se salvaron y hablaron en lenguas precisamente como los mismos judíos en el Día de Pentecostés. No pudieron negar su entrada en base de la sola gracia de Cristo. Pedro llegó a su defensor de los gentiles.

En la tercera ocasión muy reciente en el augusto Concilio de Jerusalén, Pedro había dicho: "Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen. Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros" (Hechos 15:7,8).  Su argumento fue irrefutable. Otra vez defendió la gracia de Dios en recibir a los gentiles sin que fuesen guardadores de la ley y sus reglamentos.

La Vacilación de Pedro ante todo y ante todos en Antioquia   Gálatas 2:12,13

No estamos preparados para lo siguiente de parte del vocero del evangelio que Dios usó para abrir la puerta a los judíos en el Día de Pentecostés y a los gentiles en casa de Cornelio. Ante el temor de los de la iglesia madre en Jerusalén y en defensa de su propia reputación allí, dio medio vuelta con implicaciones desastrosas. "Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión" (2:12). En medio camino Pedro dio vuelta; el discernimiento de Pablo y su reprensión pública de Pedro no fue nada personal sino el análisis del Espíritu Santo por boca de Pablo. La motivación de la hipocresía de Pedro en dicho momento crítico fue miedo, orgullo, egoísmo, la pura carne.

Eso en sí fue malo, pero peor aún que los demás hermanos judíos se dejaron llevar y aun Bernabé, el mismo compañero de Pablo en la visita Jerusalén y luego en el Concilio, se dejó llevar. ¡Qué mal testimonio, pero peor aún qué ataque frontal contra la gracia de Dios, la base de la salvación!  Como si fuera necesario hacerse judío para ser creyente en Cristo el pobre gentil.  ¡Qué confusión hubiera creado en la mente de los nuevos convertidos gentiles!

La Valentía de Pablo frente a tal confrontación, Pablo defensor de la gracia de Dios

Aquel momento fue crucial. El acto hipócrita de Pedro fue público delante de todos los hermanos. No fue tiempo para consultarle privadamente. Pablo tuvo que hacerle frente ante todos. Tal respuesta demandaba una valentía, un compromiso singular ante aun uno de gran categoría.  Por eso Pablo dijo: "pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar . . . pero cuando vi que no andaban rectamente --derecho --conforme a la verdad del evangelio dije a Pedro delante de todos . . . ." (2:11, 14). Podemos imaginar la tensión, el drama de aquel el momento.

Pero debemos reconocer que no fue nada personal entre Pedro y Pablo, porque no quedó en tela de duda la reputación de Pablo. Era la fidelidad al principio de la gracia de Dios --el mismo argumento de toda la Epístola a los Gálatas.  Pablo incluyó esta confrontación, no para ponerse encima de los demás sino para nada sacrificar la base de la salvación. Esto nos enseña que hay el momento de consultar por asuntos privados (Gal. 2:2), pero hay el momento de confrontar y hacerlo todo en el espíritu de la Cruz, como veremos en seguido. Pablo reconoció lo sutil de la carne, el pecado del orgullo y miedo. La táctica nuestra  tan a menudo es defendernos ante quienes nos acusan y reprenden. Es tan fácil querer quedar bien con todos, pero no a costa de la verdad. Dios nos dé hoy día más hermanos como Pablo.

La Firmeza de Pablo al tratar con la hipocresía de Pedro Gálatas 2: 14

Lo que sigue en nuestro pasaje es un patrón, un paradigma en cómo tratar con un hermano que está en error. La carne nuestra sabe denunciar, juzgar, reprender en base de la pura verdad como la ve uno. Cuando uno orgulloso por ser correcto denuncia al otro hermano equivocado resulta en una confrontación sin solución. Es un callejón sin salida. Ambos resultan más en contra que nunca y más distanciados.  Pablo no sigue ese sistema de pura confrontación.  Es cierto que lo resistió cara a cara y delante de todos por haber sido un mal testimonio público. Claramente Pablo estableció y definió el error y mal.  Para que nadie se confundiese, Pablo se dirigió directamente a Pedro. Tres veces Pablo dice: «tú» . . . «vives» . . . «obligas».  Era fiel en hablar franco y directo. "Fieles son las heridas del que ama. pero importunos los besos del que aborrece" (Prov. 27:6). Si no hay tal franqueza, no resulta el trato eficaz del mal. No es tiempo de hablar en generalidades ni dar vueltas. Pablo sigue el razonamiento lógico de la hipocresía de Pedro y el efecto malo en los demás a quienes les sirve (2:14). Allí está la franqueza, poniendo el dedo en la llaga.

La Humildad de Pablo al tratar con la hipocresía de Pedro  Gálatas 2: 15-17

Después de su fidelidad doctrinal, Pablo cambia el rumbo de su trato. Cambia los pronombres de «tú» a «nosotros.» De esta  manera Pablo se pone a sí mismo en los zapatos de Pedro y revela su profundo concepto de la debilidad carnal del ser humano, aun en los más grandes. Pablo implícitamente dice. "Yo sé de dónde vienes, tu trasfondo judío en el cual estuve yo allí también; lo hice y aun lo peor."  Pablo nunca olvidaba que persiguió a la iglesia de Cristo "Habiendo sido blasfemo, perseguidor e injuriador; mas  fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad" (1 Tim. 1:13). Pablo recordaba bien la mentalidad del legalista judía para con los gentiles que lo fue él mismo. El mismo había compartido ese prejuicio. De esta manera quita algo de lo rudo de sus palabras por venir.

En los tres versos (14-17) Pablo recuerda su vida en Adán, no en Cristo.  Por incluirse en  esta vieja vida, se identifica con la actuación de Pedro. No fue que no la condenase sino que mostró lo ilógico y lo contrario que era su hipocresía en predicar una verdad y vivir otra. Pablo halló la verdad básica que sí Pedro bien sostenía, aunque su conducta en ese momento fue muy contraria.  Apeló a Pedro y a las implicaciones que hacían que Cristo fuese "ministro de pecado"  -- cosa tan inimaginable (2:17). Edificar por predicar a Cristo y la salvación por la pura gracia y luego desmantelar la verdad por no practicarla deja mucho por desear.  No se puede justificar de manera alguna.

Pablo tocó lo que tenían en común, es decir, la doctrina cardinal de la justificación por la fe sin las obras de la ley. Pedro en su corazón no pudo ni quiso negar ello. De esta manera por incluirse Pablo suaviza la reprensión con el fin de tocar el corazón sincero de Pedro.  Aquí se ve la sabiduría y la ternura de Pablo para con Pedro sin perjudicar en nada la verdad tan importante. Debemos tratar a los demás con un profundo sentido de nuestra fragilidad.  Sólo Dios nos mantiene en el momento de la tentación cuando surja el miedo y el daño a la dizque reputación.

Pablo ya muerto a ley y quebrantado por la Cruz introduce su testimonio   Gálatas 2;18, 19

Pero hay otro cambio de pronombre de «tú» (14) a «nosotros» (15,16) y ahora a «yo» incluidos en los verbos (18,19): "Por que si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago. Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios." Es difícil saber si éstas son las mismas palabras habladas en aquel momento tenso o si son los comentarios de Pablo después con respecto al incidente. Pero de todos modos, Pablo deja a un lado a Pedro y se pone a sí mismo en el primer plano. Pero esto es la verdadera humildad.  Pablo dice en tantas palabras a Pedro. Yo pudiera haber hecho lo mismo.  Así vivía yo una vez: "Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne, si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más; circuncidado el octavo día; del linaje de Israel; de la tribu de Benjamín; hebreo de los hebreos; en cuanto a la ley fariseo; en cuanto a celo perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley irreprensible" (Fil. 3:4-6).

Decía Pablo si regresara yo a vivir como antes vivía confiando en la ley y sus reglamentos contradiría todo lo que he venido edificando. No me es posible, porque la ley intervino y me mostró mi pecado en semejante estilo de vida. Ahora  Pablo toca el verdadero propósito de la ley. En Gálatas 3 la va a tratar doctrinalmente. Aquí la trata en términos de su unión con Cristo y en cuanto a lo práctico. Los legalistas decían o implicaban que la ley debía ser obedecida para ganar la plena bendición de Dios, como si fuese dada para agregar algo más al creyente. Al contrario Pablo dice la ley me mató (Rom. 7:7-9). No es por el esfuerzo sincero, ni rito religioso, sea cual fuere, que lograremos vivir en la victoria de la Cruz.  La ley nos hace hipócritas: "Pedro, tal que has mostrado."  Pablo hace la aplicación a sí mismo en lugar de denunciar directamente a Pedro. Pablo siente la atracción de la carne, pero la ley sólo condena; nos deja bajo la ira de Dios.

Pablo pone la nueva perspectiva divina frente a la ley, perspectiva perdida por Pedro

Pero hay otro uso de la ley y es realmente la razón porque Dios nos la dio. La ley nos hace pecadores, porque ninguno puede cumplir siempre con todo lo que la ley demanda. "Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas" (Gál. 3:10). La perfección que la ley demanda de nosotros nos mata. Resultamos inútiles, muertos, condenados.  En ese sentido Pablo dice: "yo por la ley soy muerto a la ley a fin de vivir para Dios" (2:19). La ley es nuestro ayo que nos conduce a Dios. "De manera que la ley ha sido nuestro ayo para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe" (Gál. 3:24).

Parece muy larga la introducción a Gálatas 2:20, pero realmente establece la gracia de Dios a través de la Cruz como el único camino a la victoria, tratando con la hipocresía, el orgullo nuestro, el miedo y el egoísmo de los mejores de nosotros. Pablo le explica a Pedro como fue que él no podría responder frente a tal situación. En Cristo ante la ley, se murió a sí mismo y a la ley y para ahora poder vivir sólo para con Dios. Romanos 6-8 abarca el mismo terreno, pero en Gálatas tenemos una situación en la que podemos identificarnos.  Nadie queda exento a la carne, pero la cruz es la última palabra de Dios para que realicemos su presencia en nuestras vidas.

Ya que existe una estrecha relación entre los dos libros, Romanos y Gálatas, Pablo en Romanos 7 se dirige a esta relación ya rota en la muerte de Cristo. La expresa clara y positivamente en Rom. 7:4: "Así también, vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios." Afirma Pablo que la vida en Cristo es un sumo querer y no un frustrante deber. No es por la ley, ni guardar sus reglamentos sino por realizar nuestro matrimonio espiritual con el resucitado novio, Cristo. El resultado de tal unión mística será fruto para Dios en una victoria diaria. En Romanos 7; 7-24 Pablo revela como una vez practicaba tal hipocresía y le resultó en un "¡Miserable  de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? (24).  Ahora responde por tomar su posición identificada con Cristo en muerte al pecado y vivo para Dios en Cristo Jesús (Rom. 6:11). Tal posición resulta en "Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro" (7: 25).

Verdades prácticas por aprender

1.                          Los líderes más renombrados pueden caer en dicho momento que no mantienen por fe su posición en Cristo muerto a la ley y vivo para Dios – Pedro y Bernabé y los demás judíos.

2.                          La atracción del orgullo, el deseo de mantener la reputación y el miedo de otros presentan una trampa constante para los mejores – Pedro y Bernabé.

3.                          Llega el momento de tratar con valentía y humildad tales caídas, no olvidando nunca la debilidad de quien reprende al otro – Pablo

4.                          La ley sólo sirve para matarnos. Por lo tanto no estamos bajo la ley sino bajo la gracia, casado con Aquel que resucitó de la muerte – tú y yo.

5.                          Sólo la cruz aplicada diariamente es la respuesta divina a la carnalidad siempre presente en nosotros. Ya estamos para apreciar la gloriosa verdad de Gal. 2:20: "Con Cristo he sido juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí . . . ."

                       

Dr. G. Ernesto Johnson
Instituto Bíblico Río Grande
Edinburg, TX
23 de septiembre de 2008