Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

GÁLATAS – LA EPÍSTOLA DE LA CRUZ Y EL ESPÍRITU SANTO  (10)

Cómo Andar en el Espíritu Santo, La Pregunta Candente

Gálatas 5: 13-18

Dr. G. Ernesto Johnson

Río Grande Bible Institute

Introducción

En el estudio anterior Gálatas 5: 1-15, Pablo les habla a sus hijos espirituales en Galacia en tono bastante severo (5:2, 4). Pero a la vez revela su corazón pastoral y su confianza final en que van a volver a Cristo como la única base de su justificación (5:10). Por advertencias muy directas propone, en forma de una suposición, que si tal es su regreso a guardar la ley por aceptar la circuncisión, pues, han abandonado a Cristo y han caído de la gracia (2-4).

Ante tal dilema espiritual Pablo echa la culpa a los judaizantes que han tratado de bloquear la carrera espiritual (5: 7-9,12). Pero Pablo mantiene todavía su confianza en Dios que sí vuelven a su principio en la gracia y por el oír con fe (3:2). Reafirma la meta de su andar: “Pues, nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia, porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.” (5, 6). En breve resumen enfoca su fe en la obra del Espíritu Santo en sus vidas. Este enfoque lo va a ampliar en la próxima sección (5: 16-18).

La Herencia en Cristo es la libertad en santidad Gál. 5: 13-15

Pablo ahora abandona su énfasis en los judaizantes para trazar claramente la realidad del andar con Cristo. Sólo volverá a tocar a los judaizantes al final de la epístola. Tiene algo de mayor y urgente importancia que desarrollar, es decir, explicar el CÓMO de andar en santidad bajo el control del Espíritu Santo. En el resto de la epístola Pablo nos presentará la respuesta al clamor nuestro—CÓMO.

Reconoce Pablo la tendencia peligrosa de convertir nuestra libertad en Cristo en ese otro extremo, el libertinaje. “. . . .vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión (término militar-base) para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros” (13). Como se ha dicho por la Sra. Jesse Penn-Lewis: “a veces el error no es más que la verdad desequilibrada, fuera del balance bíblico”. El regulador divino es el servicio constante por amor los unos a los otros. Pablo cita Levítico 19:18: “. . . amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.” Concuerda Jesús en Mateo 22: 37-40 por unir el amor a Dios con el amor al prójimo. Tal transformación depende exclusivamente del Espíritu porque en cambio el ser humano es egoísta en lo sumo.

Sin embargo en este enfoque en servir a otros, haciéndolo el amor divino, Pablo hace frente a la terrible realidad de que la carne se interpone y tantas veces trastorna la libertad en el libertinaje; resulta en unas luchas más despiadadas en nuestras iglesias. ¿Quién no ha vivido en hueso colorado las envidias, el rencor y las rupturas en nuestras iglesias y en nuestras relaciones? Casi no existe la iglesia que no haya sufrido esta tragedia, por grande o pequeña que haya sido. Pablo hace frente ahora a eso entre los mismos gálatas; lo saca a plena luz al decir en términos de los animales que así se tratan: “pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros” (Gál 5: 15).

Déjame respaldar esto con otros textos al respecto: “De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis, matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh, almas adúlteras! No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios?” Sant. 4: 1-4. Se pudieran multiplicar otros textos semejantes. Tenemos que ser francos: las luchas internas se hacen externas y toman formas escandalosas en las mismas relaciones entre los dizque hermanos. En realidad estamos rodeados tanto de las evidencias de la carne en pleno reino. Y todo esto en el supuesto nombre de servir a Dios. ¡Qué barbaridad!

El Espíritu Santo versus la carne en la vida del creyente hoy día

Pablo ya llegó a lo práctico de su tesis. ¿Cuál es el remedio divino contra la carne todavía tan activa entre los hermanos? Para apreciar su énfasis en el ministerio del Espíritu Santo tenemos que volver a trazar los previos capítulos. Recuerda que Gálatas es un solo mensaje que abarca verdades sobresalientes: lo genuino de la gracia de Dios (1: 4, 5); la autoridad del evangelio en el apostolado de Pablo (1:11,12); la obra fundamental de nuestra unión con Cristo en la Cruz (2:20); el papel clave del oír con fe (3: 6, 7) y el grave peligro de trastornar la ley en otra base de la justicia (5:2-4).

Por primera vez en Gálatas Pablo menciona el ministerio del Espíritu Santo en 3:2 – 5. “Esto solo quiero saber de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?” Esta pregunta clave debiera haber sido suficiente para apagar su interés en la ley. La oferta del judaizante no les produjo nada, pero el simple oír con fe les trajo la justificación en Cristo y la llegada del Espíritu quien les “suministra maravillas entre vosotros” (5). Llegó el Espíritu Santo en base de la fe y produjo en ellos todo de lo que ahora se gozan. El Espíritu Santo llegó gratis, acompañando el evangelio y transformando sus vidas. En agudo contraste la ley les fue estéril. Las manifestaciones del poder del Espíritu ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe? Por cinco preguntas imposibles de contestar introduce al Espíritu de Cristo como la persona que ya vive en ellos y el único que puede traer la libertad en santidad.

El primer paso hacia la victoria “Andad por el Espíritu” Gál. 5:16

Ya le toca a Pablo dar los pasos hacia una vida bajo el control del Espíritu. Da una orden, modo imperativo en el tiempo presente siempre en vigor. “Digo, pues, andad en (por, a través del) el Espíritu, y no (de ninguna manera jamás) satisfagáis (o el tiempo futuro fuerte: satisfaréis) los deseos de la carne”’ (5: 16). Hay varios matices de significado que podemos considerar. La orden de andar o vivir por el Espíritu está en pie y lo que sigue es una garantía de que no habrá en el futuro por qué ceder a los deseos egoístas de la carne. Algunos interpretan satisfacer o cumplir (véase el mismo verbo en Rom. 8: 4) en el tiempo futuro indicativo y otros dicen que es en el modo subjuntivo, un mandato indirecto. Por un lado tenemos la seguridad de no ceder a la carne y por el otro una orden de no cumplir o ceder nunca a la carne. Prefiero yo la primera interpretación. Ya que es el Espíritu, el Santo, no nos involucrará nunca en ser cómplice de la carne. El Espíritu Santo siempre produce la santidad.

Otra razón por la cual no pueden coexistir en paz el Espíritu y la carne en el andar del creyente es la total incompatibilidad del Espíritu Santo y la carne (5:17). Son los polos opuestos y no hay nunca la manera de armonizar sus fines. Se oponen a sí mismos. Si la carne anda suelta en la vida del creyente, no puede haber el control del Espíritu Santo por mucho que hablemos del bautismo del Espíritu, la facilidad de orar, cantar o hablar en lenguas o haber tenido una gloriosa experiencia en el pasado presente. La bendición del Espíritu sólo descansa en quien actualmente es santo en su manera de vivir.

Ya que es el Espíritu de Cristo (Rom. 8:9), sólo habla de Cristo y lo glorifica. “Pero cuando venga el Espíritu Santo de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío y os lo hará saber” (Juan 16:13-15). Lo que nos anima es: “Hijitos, vosotros, sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.” (1 Juan 4:4).

El creyente sincera frente a las dos dinámicas Gál. 5: 17

“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo quisiereis” ¿Qué quiere decir esta última frase? ¿Implica que la vida cristiana es una lucha interminable? De ninguna manera. Aunque estas dos dinámicas, el Espíritu y la carne, tienden en direcciones opuestas, hay que hacer frente a tal hecho, pero no nos obliga a vivir siempre en tal derrota espiritual. Estas dos dinámicas están contradictorias entre sí; parecen competir; la evidencia de tal contradicción es patente en la vida de cualquier creyente sincero. Sin embargo el hecho de que existen las dos en el creyente no nos obliga, repito, a vivir sumidos, encerrados en tal interminable lucha.

Esta sección de Gálatas introduce el posible conflicto entre el Espíritu y la carne. Pero en Romanos 7 y 8, Pablo mismo lo examina en mayor detalle describiendo su semejante lucha interna y gemir ante la triste realidad de la carne en su vida en dicho momento cuando vivía bajo la condena de la ley. Con toda honestidad señala los tres pasos para abajo en su quebrantamiento que realizó en esta lucha. Pero ese quebrantamiento le condujo por fin a una victoria resonante:

1.) “el pecado para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso. (Rom. 7: 13);
2.) “Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo” (Rom 7: 18);
3.) finalmente Pablo no pudo más: “¡Miserable hombre de mí ¿quien me librará de este cuerpo de muerte?” (Rom. 7:24).

Puede existir tal conflicto, pero no es de ninguna manera la suerte final del creyente. El evangelio provee los medios por los cuales todo creyente puede vivir bajo el control del Espíritu y no el de la carne, según Pablo asegura a los gálatas.

Pablo, después de relatar dicha triste experiencia en detalle en Rom. 7:7-24, no la vida cristiana normal (Watchman Nee), afirma en el siguiente verso: “Gracias doy a Dios, por Jesucristo nuestro Señor’’ (Rom. 7:25). Después de un brevísimo referencia al pasado en 7:25(b) se lanza en Romanos 8: 1-4. “Ahora pues, ninguna condenación (ningún tipo de condenación) hay para los que están en Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me (nos) libra de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó el pecado en la carne para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne sino conforme al Espíritu”. Ésta es la victoria resonante que Pablo elabora en el resto de Romanos 8, el capítulo de la vida victoriosa bajo el control del Espíritu.

Otra Afirmación: bajo la gracia somos guiados por el Espíritu Santo Gál. 5:18

“Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley”. Pablo reafirma que la ley sólo trae condenación porque nuestras fuerzas son impotentes. Pero bajo la gracia de Dios nuestras fuerzas débiles se sustituyen por el poder del Espíritu que nos hizo ya nuestras criaturas en Cristo soltando de una vez la misma dinámica del Espíritu. “Porque el pecado no se enseñoreará sobre vosotros; no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia” (Rom. 7: 14). Esto es lo que los gálatas
tentados a volver a la esclavitud de la ley necesitan oír.

Pablo vuelve a su tesis que el reinado de la ley sólo provoca la carne. Cuanto más el creyente quiere sujetar la carne y sus deseos tanto más fracaso experimenta. Los esfuerzos inútiles nuestros nos conducen a la desesperación y la frustración. Pero el creyente ya murió a la ley y vive unido a Cristo resucitado. “Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis (casados) de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios . . . Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra ” (Rom.7: 5 ,6).

La Epístola a los Romanos complementa y coincide con la carta a los Gálatas. Ambos trazan el proceder de la libertad en santidad. Romanos nos da la verdad en forma teológica y Gálatas en forma práctica frente a la ley y que provoca la carne en sus múltiples manifestaciones; de las cuales pronto hablará Pablo en el resto del capítulo, nuestro próximo estudio.

Poderoso puntos por ponderar

1. La carne en pleno desarrollo resulta en celos amargos y contenciones y toda obra perversa. Santiago 3:16
2. El evangelio nos introduce a una nueva relación, nuestra unión con Cristo, muertos a la ley y unidos de Cristo resucitado quien opera en nosotros a través del Espíritu Santo: “Andad en el Espíritu y no satisfaréis los deseo de la carne”. Gál.5:16
3. Aunque las dos dinámicas son incompatibles es nuestra sumisión y obediencia al Espíritu que produce la verdadera libertad en santidad. Gál. 5:18
4. No es por los valientes esfuerzos nuestros sino por el oír con fe, nuestra muerte y resurrección en Cristo quien nos llena de su Espíritu. No es tanto una experiencia sino un andar diario.
5. Pablo tendrá más que decir sobre las obras de la carne contra el fruto del Espíritu en el resto del capítulo cinco. Cerrará con broche de oro el tema con: “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.” Gál. 5:24, 25

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,
Dr. G. Ernesto Johnson
Rio Grande Bible Institute
Edinburg, TX 78539

Dios mediante, salimos el 18 de mayo y regresamos a casa el 24 de julio de 2009; por eso no estoy tanto a la orden.