Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

GÁLATAS – LA EPÍSTOLA DE LA CRUZ Y EL ESPÍRITU SANTO (11)

 ¿Cómo se ve la vida bajo la tiranía de la carne?

Galatas 5:19-23

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

En el párrafo anterior, Gálatas 5:16-18, Pablo ha ubicado al Espíritu Santo en el mero centro de la vida Cristian normal. El Espíritu, el Santo, provee las fuerzas, la dinámica para vivir por encima de las atracciones de la vida vieja. Todo esto se ve desplegado también en Romanos 6-8 que parte de la obra de la Cruz y nuestra identificación como creyente con Cristo en muerte al pecado y a la ley; Así resulta la victoria en nosotros por la disponibilidad actual del Espíritu en todo momento. Sólo por fe la afirmamos en la obediencia de corazón.

Pablo ha hablado de la realidad de la carne aun en la vida del creyente. Pero más bien ha enfocado su mensaje en la persona de Espíritu, dado en gracia al creyente desde el primer momento de su justificación (Rom. 5:1-5; Gál. 4: 4-6). Es el Espíritu Santo que nos garantiza que el creyente" no satisfará  los deseos de la carne". (Gál. 5: 16)  Aunque el Espíritu y la carne existen en mutua enemistad, incompatibles en todo sentido, el creyente puede ser guiado por el Espíritu, libre de la ley que siempre ha provocado la carne con sus demandas imposibles. La vida cristiana, entonces, no es empate, ni tregua, ni lucha incansable. Es victoria en Cristo.

Las manifestaciones de la carne tales que NO corresponden al creyente  Gál. 5:19-21

Pablo ahora empieza a pintar la carne en toda su fealdad. La ley de Moisés, la sutil atracción para los gálatas, no pudo refrenarla, mucho menos producir la libertad en santidad. Para que nadie se confunda, Pablo pone la triste lista de "la pasada manera de vivir" (Ef. 4:22) de los gálatas.  Su trasfondo gentil rodeados ellos del paganismo y la cultura grecorromana había dejado sus huellas en su vida. Pero como los corintios (1 Cor. 6:9-11) los gálatas habían sido lavados, santificados, justificados "en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu Santo de nuestro Dios".

"Y manifiestas son las obras de la carne".  Pablo no tiene que decir nada más. Se ven abiertamente por lo que son.  Es significativo que use la palabra «obras». Más adelante hablará de «fruto» del Espíritu. Esto saca el agudo contraste entre las dos dinámicas. Las obras de la carne son como yerbas malas por arrancar, no produciendo nada bueno. Al contrario el fruto del Espíritu produce lo saludable y benéfico. Santiago recalca lo mismo: "Hermanos míos, puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce". (Sant. 3:12)  En breve, Pablo afirma que andar en el Espíritu no producirá nunca las obras de la carne, las tristes obras de nuestra pasada manera de vivir.

La Lista incompleta de las obras de la carne

Pablo conocía bien la cultura grecorromana y en sus varias exhortaciones a los hermanos da listas de las manifestaciones de la carne. Considérense Romanos 1: 24-32; 1 Cor. 6:9-11; 2 Cor. 12:21; Ef. 5:3-5; Col. 3:5-9; Tito 3:3. Esos pecados los vemos todos los días en el mundo que nos rodea. Pero aun en nuestras iglesias se ven estas riñas y dentro de nuestro corazón aún la tentación de ceder al viejo hombre. Es claro que el creyente no puede reclamar una vida «llena del Espíritu» y a la vez entregarse al orgullo «espiritual», contiendas y avaricia.

J.B Lightfoot sugiere que se puede dividir la lista incompleta en cuatro divisiones: 1.) las pasiones sensuales: fornicación, inmundicia y lascivia; 2.) tratados ilícitos en la religión: idolatría y hechicería: 3.) violaciones del amor fraternal: enemistades y asesinatos, en total nueve pecados enumerados en el texto;  4.) excesos en demasía: borrachera y orgías.[1]

1.         La carne en plena manifestación   Las pasiones sexuales

Se puede decir que la primera división tiende hacia lo sexual, una profunda descripción de aquella inmundicia histórica y observada aun más en la nuestra era. La sutil invasión peor ya se encuentra inadvertida en nuestros hogares en la Internet y la computadora. La pornografía, está tan cerca de quien tiene que usar la computadora por el ministerio, siendo una trampa del diablo más accesible que nunca. La misma computadora, fuente de estudios bíblicos, capaz de edificación de nuestros hogares se convierte en una tentadora en el momento menos esperado. Aun los mismos pastores y creyentes se hallan atrapados en un mundo silencioso e íntimo que da resultado en tristes estragos en nuestra relación con Dios mismo y en el ministerio. Compañeros míos han perdido su corona por ello.

Ningún creyente es exento de los ataques del diablo. La carne es el primer aliado del diablo quien sabe muy bien manipular los deseos impuros bien arraigados en la vieja naturaleza.  Quien no es culpable puede echar la primera piedra. 

Hoy en día la cultura pone tanta presión sobe los jóvenes para definir lo inmundo sólo como otro estilo de vida, permisible o igual al estilo bíblico.  La nueva generación, aun de los evangélicos, que crecen bajo esta influencia abrumadora del postmodernismo -- nada es malo ni es bueno sino todo es el bien según el gusto de la persona --va aceptando sutilmente estas premisas. Pero la Biblia condena tajantemente todo aspecto de la fornicación/adulterio, perversión, inmundicia, sea la homosexualidad o el lesbianismo. Llegará el día quizá que suframos por denunciar lo que Dios denuncia.  "Honroso sea entonces el matrimonio, y al lecho sin mancilla: pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios". (Hebreos 13:4)

2.         La Carne en plena manifestación   La prohibición rotunda de la hechicería

Pablo hace frente a la carne con una prohibición de toda idolatría o interés en lo satánico.  El Antiguo Testamento denuncia la idolatría como un desafío de Dios mismo.  Véanse Deut. 18: 9-14. Moisés pone una lista detallada de nueve aspectos de la hechicería. Es destronar a Dios y entronar la adoración del maligno y sus huestes infernales.  Ese mal aun aflige a los creyentes  inmaduros sumidos en de las tradiciones de la brujería y la curandera. Es una afrenta a Dios vacilar en tal ambiente satánico. Pablo trata el asunto claramente en 1 Corintios 10:14-22: "Por tanto amados míos, huid de la idolatría. . . . Antes digo que lo que los gentiles sacrifican a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. (10: 14, 20)

3.         La carne en plena manifestación   Las violaciones del amor fraternal

Las dos anteriores obras de la carne, la inmundicia y la hechicería, deben ser ya rechazadas para el creyente. Pero Pablo reconoce la tentación de la carne hacia lo sexual prohibido y la hechicería aun en el creyente.  Pero en esta tercera categoría usa de nueve palabras para sacar a luz lo común aun entre los creyentes en Galacia.  Termina este párrafo diciéndoles: "No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros". (5:26)

La lista puede sorprendernos: "enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios (20,21).

Lighfoot sugiere que el énfasis va en aumento: 1.) enemistades, en general va en contra del amor en intención y acto; 2.) pleitos, ambiente de guerra sin referencia al propio interés; 3.) celos, rivalidades que buscan fuertemente su propio interés; 4.) iras, arranques más apasionados y acalorados; 5.) contiendas, cismas que resultan en partidos contrarios; 6.) disensiones, hostilidad que resulta en separación temporaria; 7.) herejías, divisiones permanentes o sectas; 8.) envidias, acto de groserías que quieren quitarle a otro aun lo que tiene; 9.) homicidios, el acto final de quitarle a uno la vida misma.[2] ¡Qué anatomía y análisis de la carne! ¡Cuántas veces no hemos sentido semejantes reacciones y aun haberlas permitido salir en actitud y en acción!  Peor aun que las hemos justificado. ¡Qué iglesia no se ha dividido por semejantes actitudes y expresiones de la carnalidad!

4.         La carne en plena manifestación  Todo libertinaje en demasía

Ya que el análisis va en aumento, éste es el colmo: borracheras y orgías. Para Dios este estilo de vida va más allá de lo tolerado. Sólo se espera el juicio de Dios final y último. En Gál 5:21 Pablo aclara: ". . .borracheras y orgías y cosas semejantes de estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios". Se debe entender que Pablo describe la carne tal como opera en el incrédulo. El énfasis cae en los que practican o viven a gusto en tal ambiente por no conocer a Dios.

Sin embargo, Pablo reconoce la tendencia inherente de la carne, aun en el creyente.  Algunos de esos mismos pecados afligían las mismas iglesias en Galacia.  Pablo establece el hecho de que la ley sólo provoca la carne; en su búsqueda de la ley se abren exactamente a tales pecados. En semejante pasaje en Col. 2:23: "Tales cosas --prohibiciones de la ley --tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo: pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne." La historia de la iglesia es un triste relato de tal anomalía.

La Gran pregunta  ¿Cómo salirme de las garras de la carne?

En Romanos 7:7-24, Pablo reconoce tal lucha fútil, aun en su propia persona. Por fin clamó: "¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Tal lucha ante la fuerza de la carne sigue siendo la realidad en todo creyente. Sin embargo Dios no nos abandona a las fuerzas de la carne. En Cristo nos provee Dios una verdadera victoria que puede resultar en lo que sigue en Galatas 5: 22,23. "Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley".

¡Cuántos creyentes no han aspirado y luchado por alcanzar el fruto del Espíritu!  Esa lucha es precisamente el camino más equivocado para alcanzar la victoria sobre la carne.  Algunos han ofrecido una variedad de sustitutos: una gloriosa experiencia por recibir en base de ayuno o éxtasis, hablar en otra lengua, buscar una visión, una profecía o algún don extraordinario. Pero a largo plazo no resulta. Pero está la victoria a la mano. Juan declara en 1 Juan 5: 4: "Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe".

Dios responde siempre a la honestidad, a un corazón quebrantado en sus luchas. El remedio divino es una fe que depende tan solamente de la obra de la cruz.  "El justo por la fe vivirá". (Rom. 1:17)  Pablo la describe en pleno detalle en Romanos 5: 21-8:39. Los eruditos exegetas del Nuevo Testamento nos dicen que estas dos cartas, Gálatas y Romanos, son gemelos que tratan del mismo tema, la victoria a través de Cristo y la llenura del Espíritu Santo y no por la ley.

Los Pasos hacia la victoria en unión con Cristo Jesús

Antes de dejar este estudio de la carne tan fea y tan presente, vale la pena dar una vuelta a Romanos donde Pablo pone en alto el Mensaje de la Cruz.  El único remedio sano y eficaz es lo que Cristo hizo de una vez en la Cruz, clavando nuestro viejo hombre a la cruz. "Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido (anulado, rendido nulo), a fin de que no sirvamos más el pecado". Rom. 6:6

Tal fue el veredicto final de Dios cuando rechazó todo esfuerzo de la carne por noble que pareciera; desde esa Cruz y nuestra identificación con él en muerte al pecado sigue el nuevo punto de partida del creyente joven o viejo. Ya no es imitación como decía mi mentor, Dr. F  J.Huegel, sino participación. ¡Qué tremenda diferencia es! Cristo me llevó a la Cruz y ahora vive en mí. El es la vid y yo el pámpano. Juan 15: 1-8

Pero hay más por creer y obedecer; sigue Pablo diciendo, "Consideraos muertos al pecado y vivos para Dios . . . no dejando reinar el pecado en vuestro cuerpo mortal . . . ni tampoco presentéis los miembros al pecado . . . sino presentaos a vosotros mismos y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia". Rom. 6:11-13. Esta paráfrasis abarca los pasos por creer y obedecer.

El verbo «considerar» es contar con la pura realidad que morimos. No depende de los sentimientos y consentimiento intelectual. Depende en la obra realizada "una vez por todas" en la cruz. (Rom. 6:10)  Claro que la fe de corazón vuelve a la declaración divina "fuimos crucificados juntamente con él". Tomar esa posición verídica resulta en romper el domino propio en la vida vieja.  Pero es una fe que se mantiene siempre bajo el veredicto divino. Tal fe se manifiesta en no ir presentando los miembros al viejo dueño. (Rom. 6: 13a) Es una fe que escoge comprometerse y que de una vez se presenta la voluntad y luego los miembros a Dios como vivos de la muerte. (Rom. 13b)

Entonces Dios nos asegura: "porque el pecado no se enseñoreará  de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.". (Rom.6:14)  Es allí mismo donde opera el Espíritu Santo en gracia dando las fuerzas y llenando el corazón que anda creyendo y obedeciendo. Es cuestión de la fe y la obediencia, la fe que escoge comprometerse con la palabra de la Cruz.  Desde esa posición tomada en pura fe, el Espíritu produce en nosotros el fruto del Espíritu Santo.  En la próxima lección veremos cómo se ve la vida en victoria en Cristo Jesús.

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,

G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Edinburg, TX 78539


[1]  J. B Lighfoot, St.Paul’s Epistle to the Galatians, (London, MacMillan and Com.), 1881, p. 210 (traducción mía)

[2]  Ibid, pp. 210, 211  (traduccion mía).