Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

GÁLATAS – LA EPÍSTOLA DE LA CRUZ Y EL ESPÍRITU SANTO (14)

Ejerciendo la vida llena del Espíritu Santo

Gálatas 6:7-18

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

Pablo al llegar al final de su epístola sigue con una variedad de advertencias y consejos.  Siempre nos valen las advertencias porque la vida llena del Espíritu libra una batalla en contra de la carne y el maligno. Aunque la Epístola a los Gálatas habla del fruto del Espíritu, hace frente a las evidencias de la vida vieja que persisten si no se llega a la cruz  en fe.  Nuestra unión con Cristo es segura, pero en nuestro andar  diario no es automático porque vivimos por fe y la dependencia de la obra de la cruz y la llenura del Espíritu Santo.

Una advertencia solemne en pro de NO sembrar a la carne   Gál. 6:7, 8

Dios mismo ha establecido ciertos principios que inexorablemente operan en su orden moral y espiritual. La vida bajo el control del Espíritu los toma muy en cuenta y tal atención resulta o en bendición o si no obedecidos en maldición. Jeremías expresa bien esta dualidad  "Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová" (17:5)  En cambio,"Bendito el varón que confía en Jehová y cuya confianza es Jehová,  Porque será como el árbol plantado junto  a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor sino que su hoja estará  verde . . .". (Jer.17: 8,9)

Pablo subraya este principio: "No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque  el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siempre para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna". (Gál. 6: 7,8)  Todo el mundo sabe que según la ley de sembrar y cosechar hay una multiplicación de resultado. Un  grano de maíz se reproduce en dos mazorcas o centenares de granos.  Éste es un pensamiento que nos debe poner un alto tomando más en cuenta en qué sembramos y en qué segaremos.  Cristo expresó la misma verdad: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas". (Mateo 6: 24)  El enfoque de Jesús fue precisamente en este tema de no buscar  las cosas materiales sino buscar  el reino de Dios. Pero Jesús tocó el amor por el dinero tal como aquí Pablo exhorta a los gálatas a cooperar con sus líderes que les proveen lo espiritual.

Volviendo al pasaje, Pablo acaba de retar a los gálatas a que cooperen materialmente con los que les instruyen en la Palabra. Parece que la mezquindad de los hermanos era una falta de las iglesias de Galacia.  Pablo y Bernabé habían pasado por allí en pro de los pobres en Jerusalén. (Gal. 2:10)  Pablo los recuerda fuertemente que no hay la manera de jugar con Dios, burlarse de él. Dios estaba a cuentas con su egoísmo económico.  Malaquías habló de robar a Dios: "¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijiste: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas" (Mal. 3:8). Nuestra actitud hacia el dinero, aun en lo poco que tengamos, realmente refleja nuestras prioridades y la falta de fe y agradecimiento frente la bondad de Dios. No podemos reclamar la llenura del Espíritu con tal espíritu de tacañería.

Este principio de sembrar y segar se extiende mucho más allá que lo de dinero. En cualquier área de nuestra vida ceder a la carne y a sus gustos y caprichos es segar inevitablemente las consecuencias al respecto. Al contrario llevar la vida crucificada tomando nuestra posición con Cristo en muerte a la vida vieja resultará en el fruto del Espíritu en abundancia.

Un Consejo positivo en pro de sí servir a los hermanos todos   Gál. 6: 9,10

En esta sección de la despedida muy al final de su carta, Pablo pone muy en alto lo práctico de la llenura del Espíritu como producto de la vida crucificada evidenciada en Gál. 2: 20: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí".   La llenura del Espíritu no es nuestra a fin de ponernos bendecidos sino para que podamos ser una bendición a "todos y mayormente a los de la familia de la fe". (Gál. 6:10)

Tantas veces el enfoque de la llenura del Espíritu es algo muy nuestro como sí tomáramos nuestra temperatura espiritual a cada rato.  Hay los momentos de gozo y bendición personal, pero tal no es el objetivo de su presencia  y poder. Muy al contrario Cristo dijo: "Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellos . . . mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos". (Mateo 20:25-2)

Juntamente con la  advertencia de no sembrar a la carne por no ser cooperativos con los líderes espirituales (6:6), Pablo extiende el principio de la siembra más ampliamente a servir en todo modo a los hermanos. Apela al amor fraternal a todos y mayormente a los hermanitos.  Cualquier servicio en el espíritu de la ley de Cristo (6:2) recibirá su recompensa hasta aun un vaso de agua fría. Salomón lo expresó bien: "Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días lo hallarás". (Ecl.11:1)

La  Llamada de atención al último reto del Apóstol de la Cruz    Gálatas 6:11

Se fija en un matiz muy especial de parte del apóstol de la Cruz.  Para dar darle a su carta un toque característico del varón de Dios tan entregado a su Mensaje de la Cruz dice: "Mirad con cuán grandes letras os escribo de mi propia mano" (Gál. 6:11)  J. B. Lightfoot hace este comentario: "En este  momento el apóstol quita la pluma de su escribano  y escribe él mismo el último párrafo.  .  . Parece haber sido la costumbre de Pablo para evitar la falsificación por alguien ajeno y para dar autenticidad a su carta de escribir una bendición o breve nota al final (Véase 2 Tes. 3: 17,18).  Pero en el caso presente, Pablo mismo escribe un párrafo entero recalcando las verdades principales de la epístola en oraciones concisas y llenas de emoción. Lo escribe también en letras grandes y audaces llamando la atención a la energía y determinación de su alma"[1].   Por lo tanto este versículo es importantísimo porque sus letras encierran  lo inolvidable de su corazón. Otra vez J. B. Lightfoot dice: "La audacia de las letras corresponden a la fuerza de la convicción del Apóstol.  El tamaño de los caracteres arrestará la atención de sus lectores a pesar de ellos mismos".[2]

El Corazón del Apóstol de la Cruz y el meollo de su mensaje      Gálatas 6: 12, 13

Tanto como empezó Pablo la carta con ímpetu y pasión así mismo la termina. "Como antes hemos dicho, también, ahora repito: si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema". (Gál. 1: 9). Termina en su propia manera de escribir desenmascarando la motivación insincera de los judaizantes al final del párrafo: "De aquí en adelante nadie me cause molestias porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús". (Gál. 6:16)

De golpe Pablo vuelve al peligro de los judaizantes contra quienes ha luchado siempre en su ministerio  apostólico; ahora los acusa directamente de la insinceridad e hipocresía tanto como Jesús en su denuncia de los fariseos.  Jesús los había descrito así: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por afuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia". (Mateo  23:27 --veáse todo el capítulo 23)  Pablo descubre su motivación.  Ellos ponen tanto énfasis en lo externo, el rito de la circuncisión, sólo para ganar fama entre los judíos por haberlos ganado como prosélitos y así escapar ellos el estigma de solo Jesús sin la ley.  Jactarse sólo en la Cruz les resultaría en la plena oposición de los judíos, lo cual Pablo acepta de todo corazón. Dice Pablo que ellos realmente no se interesan en guardar la ley en su totalidad, sino sólo en tratar de mantener el favor del judaísmo. Al fin los judaizantes eran insinceros haciendo su negocio con los creyentes débiles.

Pablo se identifica plenamente con la Cruz y sólo la cruz   Gal.  6: 14, 15

En este último párrafo de la epístola escrito por su propia mano, Pablo afirma tajantemente el enfoque preciso de su vida y ministerito. No hay expresión más clara de ésta: "Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí y yo al mundo". (6:14)  Se oye el eco de otras tantas porciones en las que Pablo hace bien claro en este texto que su gloria no se encuentra en los sufrimientos de Cristo por él, la doctrina de la justificación, sino al contrario en este contexto su gloria es su propia muerte con Cristo, la doctrina de la santificación. Es precisamente ese aspecto de la Cruz en la que Pablo se jacta.

En este texto sale bien clara su identificación y su participación con Cristo.  Pablo murió al mundo, su sistema y su atracción o sea en los ritos externos o en cualquier manifestación del egoísmo. Tan muerto, se puede decir, que es una muerte doble, él al mundo y el mundo a él. Ésta es la base bíblica de la santificación. No puede haber nada más definido. No existe ahora ningún vínculo al mundo, ni la circuncisión ni la incircuncisión.  La Cruz acabó con toda distracción y resulta en ser el gran imán del evangelio verdadero. Por este evangelio así entendido, Pablo estaba más que dispuesto a luchar y defender.

Pablo afirma que lo que la Cruz era para Cristo, "la muerte al pecado" (Rom. 6:10), lo es para él. En la historia de España hubo el notable matrimonio de Isabela la Católica de Castilla con  Fernando de Aragón que dio principio a la organización de la nación por primera vez. Su lema era «Tanto monta, monta tanto». En breve quiere decir que lo que era de uno era de la otra.  Compartían en el poder. Así la muerte de Cristo hace dos mil años fue efectivamente la muerte de Pablo y de nosotros.  Como solía decir mi mentor, F. J. Huegel, Dios dio el golpe cósmico a la carne y a todas sus múltiples manifestaciones y a la ley, dejando que el Espíritu Santo sea la nueva dinámica operando diariamente en el creyente quien por pura fe lo cree y lo toma para sí. Tristemente no se oye muy a menudo de nuestros púlpitos esta gloriosa verdadera libertadora.

El Mismo Mensaje de la Cruz visto en otras epístolas de Pablo       Romanos y Colosenses

Ya que Romanos y Gálatas se escribieron en la misma época de la vida de Pablo, oímos otra

versión de Romanos 6: 3,4 "¿O no sabéis que todo los que fuimos bautizados (más correcto el tiempo que «hemos sido bautizados») en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Porque  fuimos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva . . . sabiendo (mejor dicho- «conociendo») esto que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido («anulado,cancelado») , a fin de que no sirvamos más  al pecado".

Dios después de la Cruz y nuestra co-crucifixión no puede tener ninguna relación con el viejo hombre porque su Cristo había muerto tanto al pecado y como a la ley (Rom. 8:7; 7: 4). Pero desde ese primer momento de la regeneración/justificación, Dios sólo puede tratar con la nueva creación. Esa nueva creación es Cristo en nosotros, "esperanza de gloria" (Col. 1:27);  es la vida eterna regalada en base del arrepentimiento y la fe salvadora. De allí en adelante sólo basta la nueva creación, la nueva criatura. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." (2 Cor. 5:17)

A veces toda esta verdad se nos presenta como una doctrina no más.  Lo es, pero realmente es la dinámica a través del Espíritu Santo que transforma al creyente en lo que ya es en Cristo. Esto es más que nuestra posición es nuestra vida y nuestro andar diario.  Pablo dice lo mismo a los colosenses: "En él (Cristo) fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha de mano, al echar de vosotros el cuerpo  pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo en el cual fuisteis también resucitados con él, perdonándoos todos los pecados . . . Si pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. . . Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria". (Col. 2:12,13; 3:1, 3, 4)

La Despedida a los amados gálatas   Gálatas  6:16-18

Después de tanta pasión a través de la epístola se despide de ellos con unas palabras de cariño, pero con un toquecito de reserva.  "A todos los que anden conforme a esta regla, paz  y misericordia sea a ellos y al Israel de Dios". (v.16)  La referencia a los obedientes no más, no a los judaizantes, puede ser un vistazo a Rom.3: 28, 29: "Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra: la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios". Pablo se despide de los verdaderos creyentes sean judíos o gentiles.  No hay distinción ahora en Cristo quien murió para quitar cada barrera "para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades". (Efesios 2:15,16)

Con una sola palabra más termina. "De aquí en adelante nade me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas (hierro de marca) del Señor Jesús".  Dice que nadie me cuestione la autoridad de hablar por Dios en defensa del verdadero evangelio.  Termina Pablo ejerciendo su apostolado frente a los que lo pusieron en tela de duda si legítimo derecho de enseñar.  La «marcas de Jesús» pudieran referirse a las heridas sufridas en Listra y en otras partes (2 Cor. 11: 22-33). También puede ser una referencia con el legítimo orgullo espiritual de llevar los «hierros de marca» que los esclavos comprados y vendidos a veces traían.  Pablo era apóstol con toda la dignidad de su llamado soberano, pero a la vez se gozaba de ser esclavo de Jesús. Y luego con una despedida de "Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo, sea con vuestro espíritu, Amén" Pablo pone fin a Gálatas-Epístola de la Cruz y el Espíritu Santo.

En el próximo y último estudio en Gálatas daré un resumen de las verdades principales de la Cruz y el Espíritu Santo.

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Edinburg, Tx 78539