Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO (5)

El gentil y judío ante el Juez justo en el juicio final
Romanos 2: 11- 29

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

En el estudio previo Pablo denuncia a todo volumen al griego con su entrega a "una mente reprobada para hacer cosas que no convienen" (Romanos 1: 28). Al empezar Romanos 2, Pablo extiende la denuncia a todo hombre que juzgando a los demás hace lo mismo. Tal es el corazón del ser humano sea gentil o sea judío ante un Dios cuyas riquezas de benignidad, paciencia y longanimidad deben llevarlos al arrepentimiento (2:1-4). Lejos de responder así a un Dios de gracia, su corazón duro y no arrepentido atesora para sí mismo "la ira para el día de la ira de la revelación del justo juico de Dios" (2: 5).

Ahora Pablo establece cinco criterios por los cuales juzga Dios a todo ser humano sin tomar en cuenta ningún factor de favoritismo o mérito. Son: 1.) Dios juzgará según la verdad (2:2); 2.) el juez justo juzgará en base de su corazón de benignidad, paciencia y longanimidad, nada de capricho (2:4); 3.) serán juzgados todos por sus propias obras (2:6); 4.) el juicio será por el autor de vida eterna capaz de juzgar o bendecir (2:7, 8); 5.) con quien no hace acepción de personas (2: 11). En medio del fallo divino, la condenación del mal más extensa de la Biblia--64 versos (Romanos 1:18-3:20), Pablo pone las pautas para el juicio tanto a los griegos como a los judíos ante su destino final. Luego introducirá la única opción abierta al ser humano para poder evitar esta finalidad, es decir, la salvación por la gracia de Dios (3:21-26).

Las pautas puestas en vigor por el Juez divino Romanos 2:12-16

Surgen ahora las preguntas básicas ¿Cómo va a juzgar Dios a sus propias criaturas a quienes ama. No hay pregunta que sea más urgente. Según esos cinco criterios establecidos claramente (2: 1-11), ¿cómo saldrán tanto los griegos como los judíos? Esta cuestión abarca toda la humanidad de todo tiempo. Lo que queda en la balanza divina no es nada más que el destino de todo ser humano. Guste o no les guste saber.

¿Cómo va a juzgar Dios al griego, es decir, el homosexual, el adúltero, el idólatra, etc. y aquellos que no han oído nunca nada del evangelio? No cabe duda que son culpables pero culpables sin haber tenido la luz de la gracia de Dios. ¿Cómo va a juzgar al judío con tanta luz de haber sido escogido por Dios como su propio pueblo? ¿Cómo va a balancear los pecados y cuál será el destino de todos? Éstas son preguntas pesadas y urgentes. Pablo en medio de la denuncia del mal pone en claro la justicia del Juez divino.

Pablo nos ubica bíblicamente Hoy en día hay mucha confusión en cuanto a esta cuestión. Tantos creen que hay muchos caminos a Dios. Dicen que hay valor en cada religión. Pero la Biblia es clara; Pablo en su sermón a los atenienses dijo bajo inspiración: "Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos" (Hechos 17: 31).

En breve cada uno ser juzgado según los cinco criterios establecidos por Dios, pero cada uno será juzgado en base de la luz que ha tenido o no ha tenido. Esto no quiere decir que serán salvos por su reacción a la poca o la mucha luz que han tenido, sino que perecerán ambos por el juicio equilibrado y justo de Cristo mismo.


El destino eterno del griego sin Cristo Romanos 2: 12, 14-16

Veamos primero el destino final de los gentiles. "Porque los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán . . . (2:12a). Tómese nota con cuidado de lo que dice Pablo: perecerán por la simple razón de que "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (3: 23). A pesar de la finalidad de esta aseveración, hay eterna justicia en Dios para con la reacción de todo pecador ante la luz que le estuvo disponible. Con razón dijo Abraham en su diálogo e intercesión ante Dios con respeto al castigo pendiente y a punto de caer sobre las ciudades Sodoma y Gomorra entregadas a la homosexualidad y la perversión moral: "El juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?" (Génesis 18:25).

Sugiere Pablo que puede haber aquello que el Juez justo reconociera al condenar a todo pecador; sigue diciendo: "porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos aunque no tengan ley, sin ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos en el día que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres conforme a mi evangelio" (2: 14-16).

Pablo reconoce el destino final de la segunda muerte, pero sugiere que habrá grados o niveles de
castigo que el Juez justo aplicará en el Gran Trono Blanco (Apocalipsis 19:11-15). Pablo admite que todo humano aunque depravado y destituido de la gloria de Dios puede hacer algunas cosas buenas hablando humanamente según su conciencia y su imagen de Dios aun estando deformadas. También viven en un mundo en que Dios manda la lluvia sobre el justo y el injusto; viven a la luz de la revelación general de su eterno poder y deidad que Dios les da a todos (Romanos 1:19.20).

Al decir "su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos" no dice de ninguna manera "salvándoles." Pablo no admite otro camino al cielo, a pesar de la falta de luz que hayan sufrido por su maldad. En cambio dice claramente: "en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio" (Romanos 2:16).

De la boca de Jesús citamos algo relevante a esta cuestión. A sus vecinos de Corazín y Betsaida y aun más a Capernaum, su propio hogar, les dijo: "Ay de ti Corazín! Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón que se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras. Y tú, Capernaum, que eres levantado hasta el cielo, hasta el Hades será abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy. Por tanto os digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma, que para ti" (Mateo 11: 21-24).

Pablo está de total acuerdo con Jesús: "Y soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí" (Juan 15:6). Pedro lo vuelve a reafirmar: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4: 12).

El destino eterno del judío sin Cristo Romanos 2:12,13
Pablo vuelve a tocar la suerte del judío en su justicia propia y autoconfianza lo cual será el tema del resto de Romanos 2. "Y también perecerán--el judío de igual manera que el griego; Y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados; porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados" (Romanos 2:12b, 13). Al decir serán justificados no quiere decir salvos porque "Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas" (Gálatas 3:10). Ninguno jamás ha cumplido con la ley que exige siempre la perfección.

En breve la suerte del judío tan privilegiado por Dios en su gracia recibirá mayor castigo porque contra mucha luz ha pecado con los ojos abiertos. Poca luz ha tenido el griego, pero perecerá. El Juez justo dará la pena según su respuesta a la luz que juzgará y condenará al judío confiado en sí mismo.

Al judío ante la ley lo condenará más severamente Romanos 2: 17-23

Desde la denuncia del griego (1:18-32) y el justo juicio de Dios (2: 1-16), Pablo está preparando al judío para la crítica más severa. Pablo se quita "los guantes y está listo para el "knock out" y dejar al complaciente judío en la lona. Pablo recuerda su propio trasfondo: "circuncidado el octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de los hebreos; en cuanto a la ley, fariseo, en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible" (Filipenses 3: 5-6). Está para demoler la confianza falsa del judío que confía en sí mismo. Pablo había viajado por este camino doloroso antes de la transformación en camino a Damasco.

Por una serie de doce frases como piropos o flores, Pablo le permite al judío sentir muy «espiritual», mucho mejor que el griego tan vil. Una lista corta de seis piropos basta: "tú tiene el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios y conoces su voluntad, e instruidos por la ley apruebas lo mejor . . . ." (2: 17-20). El judío complacido de sí mismo va agregando su Amén a esa descripción muy lisonjera.

Pero tan de repente Pablo lanza seis preguntas que le cierran la boca. El pobre judío está en pie ante Dios culpable de un peor pecado, no la injusticia del griego sino el de su justicia propia. Pablo le quita la máscara y lo deja auto-condenado.

"Tú, pues, que enseñas a otros, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú predicas que no se ha de hurtar ¿hurtas? (2: 21-23). Sigue las preguntas abriendo la herida y echando la sal divina. Por fin pronuncia el veredicto: "Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros." (2: 24, Isaías 52:5). Contra tal denuncia no se puede responder; es poderoso el argumento que demuele la propia justicia del judío o de cualquier creyente de igual manera.

No dejemos que esta porción se aplique sólo al judío del día de Pablo. Pero abunda la hipocresía entre nosotros. Existe un abismo espiritual entre lo que predicamos y decimos y lo que vivimos y somos. ¡Dios nos perdone!

El argumento final que acaba con la propia justicia del judío Romanos 2: 25-29

Pablo conoce bien a su contrincante. Él vivía tal vida hasta en el camino a Damasco Dios lo humilló y lo transformó. Dejando su propia justicia, cultura y su éxito en su religión, llegó a ser el Apóstol a los gentiles, apasionado de la justicia de Jesús. Se da cuenta Pablo de que el judío ponía tanta confianza en el rito de la circuncisión. Era el rito dado por Dios a Abraham, el padre de la fe. Sería la señal de pertenecer a la fe de Abraham. Sin embargo los judíos se convirtieron la señal en comprobación de su superioridad racista ante Dios y los gentiles. Llegó a ser su muleta, su amuleto.

La lógica de Pablo es irresistible y en unos pocos planteamientos bíblicos y lógicos torna la circuncisión en la cual el judío se gloriaba en la misma incircuncisión, Y hasta sugiere que el incircunciso (posiblemente el gentil) que guarde la moraleja de la ley, pudiera llegar a ser considerado como el circunciso. Este argumento hipotética destruye la falsa confianza que el judío tenía en el rito exterior.

El argumento fuerte se resume en esto: "Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios" (2:28,29). Todo este argumento prepara Pablo para Romanos 3 con la pregunta: ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? O ¿no lo aprovecha la circuncisión? Será el tema de la conclusión de la condenación de pecado tanto la injustica del griego como la justicia propia del judío. Esta verdad nos prepara para la introducción de la gracia de Dios para con todo pecador (Romanos 3: 21-31).

Una palabra de cautela y advertencia

Pero no dejemos el tema como si fuera un argumento teológico del antaño. Esta verdad se dirige a nosotros. ¿En qué confiamos? ¿En qué rito? ¿Qué acto religioso tiene valor ante Dios? Pablo declara que ningún rito, ningún acto religioso por tradicional que sea pueda ser aceptado por el Juez. Hay tantos que descansan en su religión, pero por fin serán desilusionados. Pero aun entre los evangélicos que sólo confían en Cristo, ¿qué valor inconsciente le damos a nuestros años de servicio, nuestros sacrificios, nuestra fama de ser los hijos de Dios? No cabe lugar para ningún sustituto menos que Cristo y solo Cristo y su obra en la Cruz,

Pero había una clara enseñanza aun bajo la ley de Moisés de no guardar la letra de la ley sino realizar la circuncisión espiritual del corazón. "Y circuncidará Jehová tu Dios, tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y toda tu alma, a fin de que vivas" (Deuteronomio 30:6). Unos ochocientos años después Jeremías dice en 4: 4: "Circuncidaos a Jehová, quitad el prepucio de vuestro corazón, varones de Judá y moradores de Jerusalén; no sea que mi ira salga como fuego y se encienda y no haya quien la apague, por la maldad de vuestras obras." Nótese que primero Jehová nos cortará la vida vieja y luego nos toca a nosotros decir Amén y estar de acuerdo. Es precisamente la enseñanza de Romanos 6 - 8.

Pero hay una aplicación a nosotros mismos hoy día. Pablo en Colosenses 2 usa este rito en el sentido espiritual por decir: "Y vosotros estáis completos en él (Cristo), que es la cabeza de todo principado y potestad, en él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo, sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos" (Colosenses 2: 10-12).

¿Cuál es esta circuncisión espiritual? Comparamos Colosenses 2 con Romanos 6 donde Paul insiste en la misma verdad clave. Sabemos que en su muerte al pecado (6:10) morimos al pecado de una vez para siempre en su circuncisión. Allí Dios juzgó de una vez la naturaleza carnal que persiste en el creyente pero no debe de ninguna manera reinar. Al contrario morimos con él, fuimos sepultados con él y resucitamos con Él para andar en vida nueva. No tan sólo murió Cristo por nosotros sino que en unión con él morimos al pecado para que Cristo viviera en nosotros. Es la verdadera vida cristiana; es la solución tanto de los pecados como también el pecado como naturaleza orgullosa y pecadora. Todo esto es nuestro por fe en él. De esto hablaremos muchísimo en los estudios por venir.

En resumidas cuentas Pablo desenmascara la justicia propia del fariseo en nosotros, uno que se ve mejor que los demás Este mal existe tanto en el incrédulo como tantas veces en nosotros. Que Dios nos quite la ceguera espiritual. Estos dos capítulos (Romanos 1:18 - 2:29) establecen que jamás puede Dios aceptar algo que proceda de tal corazón. Sólo nos queda la esperanza de que en Cristo haya perdón y salvación. Pero todavía Romanos 3: 1-20 tiene algo más que decir. Y lo dice con firmeza y finalidad.

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,
G. Ernesto Johnson
Rio Grande Bible Institute