Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO (7)

La Justicia de Dios – nuestra nueva posición jurídica y perfecta en él
Romanos 3: 21-31

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

Después de una rotunda denuncia del pecado del ser humano en Adán (Romanos 1:18- 3: 20), Pablo ha demostrado más allá de duda que no puede salvarse nadie. "No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno" (3:12) Pero no está perdido todo. Tan de repente Pablo dice también: "Pero ahora aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios Agrega rápido" testificada por la ley y los profetas".

En esta corta frase Pablo afirma que esta justicia era conocida y experimentada en el Antiguo Testamento. Pablo no agrega nada nuevo ni extraño a la salvación por la gracia de Dios, sino que era sólo una justicia no explicada en pleno detalle antes de la Cruz. Una vez más vemos que la Cruz viene siendo tanto el eje como el apogeo del plan eterno de la salvación. Todo lo que precedía antes apuntaba hacia la muerte y la resurrección de Cristo; todo lo que ha seguido después explica y aplica esa salvación divinamente planeada desde "antes de la fundación del mundo" (Efesios 1: 4; 2 Timoteo 1:9; Apocalipsis 13: 8).

¿Qué es la justicia de Dios? Dos términos bien definidos pero interrelacionados

La llave que nos abre el tesoro de la salvación es una comprensión bíblica de la justicia de Dios. Todo gira alrededor del significado de este término teológico. En breve 1.) la justicia de Dios es uno de los atributos incomunicables de la persona del Dios trino. Se manifiesta en la ira de Dios hacia lo malo o en la aprobación y la bendición de Dios frente a la perfección. Así ante su propio Hijo en su baptismo (Mateo 4: 17) y en el monte de la transfiguración (Lucas 9:35), Dios dijo: "Éste es mi Hijo amado en quien tengo complacencia." Ya que la ira de Dios como atributo es una extensión de su santidad, no pudiera nunca ser la ira de Dios la buena nueva para el pecador sino muy al contrario la mala nueva.

Pero ahora viene la maravilla de la gracia de Dios En seguida 2.) la justicia de Dios en Cristo es nuestra a partir de la muerte vicaria de Cristo, la nueva posición jurídica otorgada e imputada al "impío que cree" ante Dios el Juez justo en base del precio pagado del rescate. El "impío que cree" (Romanos 4:5) recibe por la pura gracia de Dios el perdón de todos sus pecados y la restauración a todos los privilegios de Dios, "heredero con Dios y coheredero con Cristo" (Romanos 8:17).

Ésta la justicia de Dios ahora nos es el atributo comunicable al creyente. El Juez nos ve santos y perfectos en la persona de su hijo. Pablo lo expresa en plena aplicación espiritual: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).

Estos dos términos tan diferentes se unen en Cristo. La justicia de Dios como la ira de Dios cayó de una vez para siempre sobre el Hijo de Dios por orden de Dios. Esta expresión, pues, de la ira de Dios exigida por la ley, ahora viene siendo la esencia de nuestra salvación--la justicia de Cristo puesta a nuestra cuenta como la nueva posición otorgada en gracia en base de la sangre vertida por nosotros. David lo expresa gráficamente: "La misericordia y la verdad se encontraron: la justicia y la paz se besaron. La verdad brotará de la tierra, y la justicia mirará desde los cielos" (Sal. 86:10,11); pudiéramos decir que en la Cruz los dos sentidos se besaron en la muerte/resurrección de Jesús.

El desarrollo de esta justicia en Cristo Romanos 3: 21-23

Ahora Pablo con mucho cuidado nos traza el proceso divino que nos resulta en nuestra nueva posición en Cristo ante Dios, ya contados tan justos como su amado hijo. "Pero ahora . . . se ha manifestado la justica de Dios, («aun») la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen en él (3: 21, 22). Casi como si fuese imposible de comprender, Pablo dice «aun» esa misma justicia ahora es nuestra. No aparece en nuestra versión española este vocablo «aun», pero en el original Pablo especifica que la verdadera justicia de Cristo es nuestra sólo por medio de la fe. La fe es uno de los tres medios de los cuales estudiaremos en seguida.

Dios nos declara justos--la misma esencia de la justificación. Esta posición imputada o puesta a nuestra cuenta es irrevocable, perfecta, intocable y permanente. Tal justicia es el ancla de nuestra salvación, la piedra angular de la seguridad de nuestra salvación en Cristo.

Por la intervención de Dios mismo, el juez pone al alcance de la pura fe esta justicia a pesar de que no hay diferencia entre la injusticia del gentil (Romanos 1:18-32) y la justicia propia de judío (2:17-29). En resumidas cuentas nos recuerda de la sentencia de muerte: "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (3:23) La cuestión del pecado ya no existe más para el Juez puesto que él mismo puso el «kófer»--precio de rescate en hebreo.

En el Antiguo Testamento hubo la costumbre aprobada por la cultura y luego por la ley misma de buscar la manera de equilibrar el desbalance causado por el pecado. La regla general era: "ojo por ojo, diente por diente"--lex talionis (Éxodo 21: 23; Levítico 24:20). De esta manera el castigo debe igualar o neutralizar el desbalance físico o moral. Sin embargo hubo restricciones: en caso de un homicidio no pudo haber un precio o «kófer» aceptado. Era vida por vida, no más. En caso de otro mal, sí que se aceptaba un «kófer» con tal que el ofendido o el juez lo permitiera.

En el caso de nuestra justificación el mismo Juez ofreció a su propio hijo como «kófer». "Con todo eso, quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimientos. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado --«kófer», verá su linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada" (Isaías 53:10). Cristo mismo dijo: "Como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate «kófer» por muchos" (Mateo 20:28). Con razón Pablo dice: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5: 8).

Los tres medios de la salvación Romanos 3:22, 24

Los teólogos han resumido los tres medios de esta manera lógica. Vienen repetidos en varias maneras en nuestra porción clásica de Romanos 3: 21-26. A la vez hay cierto orden teológico que esclarece la interacción de los tres. Son el medio de la gracia, el de la sangre y el de la fe. Los dos primeros son exclusivamente de Dios; el tercer lo describo yo como el medio divino/humano.

Empezamos siempre y sólo con la gracia de Dios. El plan salvífica se originó en Dios trino desde antes de la fundación del mundo. Precede cualquier actividad humana o sea buena o sea mala. Tan imposibilitada es la condición del pecador ni capaz de salvarse, que la salvación tuvo de originarse forzosamente en Dios. Allí se ven el amor y la bondad de Dios en plena florecimiento. Con razón Pablo dice: "¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No. Sino por la ley (dinámica) de la fe" (Romanos 3:27). La gracia es el medio proveedor.

Con la redundancia de expresión Pablo agregar:" siendo justificado gratuitamente por su gracia . . . (3:24 a). Por tanto, es por fe, para que sea por gracia . . ." (Rom.4:16). La Cruz de Cristo es la expresión más alta del amor de Dios. El ser humano en plena bancarrota recibe el perdón de todos los pecados, pasados y futuros y una restauración a ser el hijo adoptado de Dios (Col. 2:13).

Sigue de inmediato el segundo medio de la salvación, la sangre vertida por nosotros, el verdadero «kófer» o el precio pagado para librarnos de la esclavitud del pecado y Satanás. Después de decir: "siendo justificado gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús" (3:24b), Pablo pone la base en la sangre de Jesús derramada por nosotros (Levítico 17:11). Es de notar lo específico es el punto de la sangre derramada; fue vida por vida pero fue la vida del Hijo de Dios perfecta e infinita en vez de la vida finita y pecaminosa nuestra. Sí que la sangre cobra valor infinito y basta para satisfacer las demandas de la ley y la santidad de Dios mismo. La sangre es el medio meritorio.

Describo la fe como el tercer medio, el medio divino/humano. Tiene que ser la fe activada por Dios ya que el condenado no puede produce nada que agrade a Dios. "Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios" (Romanos 10:17). La palabra de Dios siendo la espada del Espíritu (Efesios 6:17) opera en el "impío que cree" y facilita poder responder a la operación del Espíritu en la fe redentora. "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el ama y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" (Heb. 4:12). No puede haber mérito alguno en tal respuesta al oír la palabra salvadora.

Me gusta describe la fe como la mano extendida pero vacía que sólo recibe lo ofrecido por la bondad del dador. En este extender de la mano, confieso mi falta y tomo lo ofrecido en pura gracia. Por la gracia de Dios el ser humano es salvable, no así como el diablo y los ángeles caídos destinados al infierno. Pues, en gracia Dios provee al pecador en base de la sangre de su Hijo la oferta genuina de perdón y liberación. Sólo le toca acepta la salvación y dar gracias por ella. La fe es el medio alcanzador.

En breve los tres medios son: la gracia de Dios, el medio proveedor, medio ambiental; la sangre el medio meritorio: la fe el medio divino/humano que recibe gratuitamente lo dado en la gracia divina.

El eje de la salvación la intervención de Dios mismo en la cruz Romanos 3: 25, 26
Si Romanos 3: 21 -26 es la porción clásica que describe la realidad de la salvación y lo es; estos dos versículos (25, 26) son los clásicos de la porción. Llegamos al verdadero corazón del amor y la gracia de Dios. Pablo nos dice cómo Dios hizo lo que la ley decía que no se podía hacer nunca. Dios halló la manera de pagar él mismo el precio de rescate. En esta explicación iluminadora Pablo revela cómo Dios lo hizo de una manera que nunca pudiera haber perjudicado a su persona ni a su ley. Lo hizo a costo infinito a su propia persona a favor de los inmerecidos pecadores. ¡Qué vislumbre del corazón de Dios!

Con razón Pablo dice: "Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor por con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:6-8).

En la ley Dios había puesto aspectos de su propio carácter. La ley misma es Dios en acción. En los primeros códigos que gobernaban la vida social después de los Diez Mandamientos, Dios había dicho: "De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo; porque yo no justificaré al impío" (Éxodo 23:7). Remacha este principio básico en Proverbios 17:15: "El que justifica al impío, y el que condena al justo. Ambos son igualmente abominación a Jehová."

Pareciera que Dios estaba en un gran dilema porque él tendría de justificar al impío precisamente lo que había dicho que no haría nunca. ¿Cómo pudiera haberlo hecho? En su infinita sabiduría y en su gran amor halló la manera de perdonar al condenado. Lo que ningún ser humano pudo haber pensado hacer, Dios trino lo hizo a costo infinito a su persona. Puso a su propio Hijo en rescate por muchos (Mateo 20:28). Dejó caer sobre Jesús toda la furia de su propia ley. Así satisfaciendo las demandas de su ley pero de ninguna manera perjudicando su santidad, él proveyó una expiación – un «kófer» cobertura--más que adecuada para apaciguar su ira justa. Esto se llama la propiciación.

La Esencia de la redención en Cristo Jesús

Ahora viene la justicia de Dios por excelencia en los versículos (3:26, 27): "A quien (Cristo Jesús) Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por algo, en su paciencia, los pecados pasados. Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús." Ésta es la palabra definitiva del gran cómo de nuestra salvación.

La palabra clave es propiciación que tiene que ver con la expiación del pecado. Una serie de palabras en hebreo son de la misma etimología: «kófer», «Yom Kippur» (Día de Expiación) y «kapporeth» –el propiciatorio ante el cual y sobre el cual se rociaba la sangre siete veces en Levítico 16, Día de expiación. El rocío de la sangre era ante el propiciatorio sobre el cual estaba la «shekinah» la gloria de Dios mismo. De esta manera se apaciguó la ira de Dios. Apaciguada la ira de Dios de una vez, el Dios de amor ahora está en libertad de perdonar y aceptar, expresando su amor hacia el "impío que cree." Antes de que fuese cancelado el pecado, Dios, siendo el Dios de amor, no pudo haber mostrado nunca ese amor. Pero ya es propicio y extiende su perdón y aceptación del "impío que cree."

Es importante notar que antes de la cruz, Dios en el Antiguo Testamento pasó por encina los pecados pasados (3:25) en no juzgar los pecados de los santos de AT. El caso de los pecados de David es un buen ejemplo; Salmo 32 celebra tal perdón y restauración del rey. Tal omisión de la muerte pudiera haber creado la sospecha de la complicidad de Dios con el pecador en no juzgarlo con la muerte. Pero ahora en la cruz Dios se justificó ante su ley y su propio ser santo.

De esta manera mostró que nunca había tolerado el pecado; sólo esperaba a juzgarlo en su amado Hijo históricamente en la Cruz de Calvario. Ya justificada su justicia y su santo nombre ya vindicado, Dios mismo pudo justificar a los que "son de la fe de Jesús." Nótese que sólo "los de la fe de Jesús" son los justificados. Dios tenía un amor para con todos en una provisión universal (Juan 3: 16; 1 Juan 2:2) pero un perdón sólo para "los de la fe de Jesús" (3: 26).

La Maravilla de la gracia y el amor de Dios

Pablo ha presentado el gran cómo del evangelio. Dios hizo lo imposible por tomar sobre sí lo que nos correspondía. Su ley satisfecha, su santidad enaltecida, su amor desplegado, su perdón ofrecido sobre bases santas e intactas proclaman que la justicia de Dios ha sido honrada en todo sentido. Dios se justifica ante su propia persona; está en libertad para justificar a los que son de la fe de Jesús. Lo que Pablo introdujo Romanos 1:17 ya es completo: "Porque en el evangelio de justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.".

Al cerrar con broche de oro la gran trayectoria de la salvación con razón dice: "¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quien le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén" (Romanos 11:32-36).

Tuyo en el Mensaje de la Cruz
G. Ernesto Johnson