Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO (11)

Cruzando el «puente» para llegar a la "tierra prometida"

Romanos 5: 9- 15

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

Todo lo que Pablo ha escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo apunta hacia el tema de la santidad, la plenitud del mensaje de la Cruz en la vida del creyente para la gloria de Dios Padre.  Pablo desarrolla el triunfo de  la gracia de Dios desde la síntesis del evangelio (Rom.1:16,17), hasta la condenación del ser humano (Romanos 1:18-3:20) seguido de la maravilla de la obra expiatoria de Cristo en Gólgota (Romanos 3:21-31). 

Elabora la obra de la cruz bajo la gracia de Dios, el  medio proveedor, a través de la sangre, medio meritorio y finalmente el medio de la fe, medio alcanzador. Ilustra el papel de la fe en la vida de Abraham y David como la base de la justificación y luego el desarrollo de la misma fe de Abraham hasta su santificación.  Nos ha preparado bien para el próximo gran paso a la santificación, la meta final de Dios en declararnos justos delante de Él.

La base de la santificación

Hemos visto como Pablo ha magnificado la gracia de Dios en proveer una salvación tan grande (Hebreos 2:3). Tomando la materia prima de Adán tan inútil y corrupta, la condena  de una vez en la Cruz (Romanos 6:6, 8:3) y en base de la muerte de Cristo nos declara de una vez tan justos como su amado Hijo. A la vez por el milagro de la regeneración nos otorga la vida eterna por el Espíritu Santo y la Palabra de Dios.

En la justificación nos da la posición segura y jurídica y en la regeneración nos imparte la vida eterna, una nueva condición moral. Estas dos doctrinas son «gemelas» que siempre se acompañan dándonos  un buen balance entre lo objetico y lo subjetivo. Con esta nueva dinámica impartida en nosotros, nada menos que Cristo en nosotros esperanza de gloria, el Espíritu Santo nos irá haciendo santos como él es santo. ¡Qué transformación y maravilla de su gracia! La justificación nos concede  nuestra nueva posición jurídica y la regeneración pone en marcha la obra del Espíritu que resulta en la santificación, un proceso de andar por fe unido al Crucificado.

Un vistazo preliminar hacia la obra santificadora de la Cruz en el creyente

La santificación del creyente es la obra óptima del Espíritu Santo. La vida cristiana parte de la justificación, pero sigue adelante bajo la iluminación del Espíritu Santo. Pablo al escribir en Efesios 1:3-12 exalta la gracia de Dios en una larga doxología que magnifica "la alabanza de la gloria de su gracia". El espectro de la gracia de Dios empieza con la iniciativa de la voluntad de Dios Padre "para la alabanza de la gloria de su gracia" (1.6), seguida de la obra del Hijo de Dios en nosotros "a fin de que seamos para alabanza de su gloria" (1:12) y cumplida la obra del Espíritu Santo en la realización de "la posesión adquirida para alabanza de su gloria" (1:14). Tome nota de la repetición tres veces del enfoque en "la alabanza de la gloria de su gracia."

Es muy significativo que Pablo siga esta doxología al Dios Trino con una ferviente oración por los efesios:"no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a qué él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza . . ." (Efesios 1: 16-20).

Estos versículos son los más profundos del cómo de la santificación enseñándonos que sólo el Espíritu es quien nos hace conocer la realidad de nuestra unión con Cristo.  Es obra de él en base de la Cruz; sólo nos toca abrirnos a tal iluminación y dejar que él haga la obra santificadora en nosotros por la fe.

Desde el punto de vista de Dios toda la obra divina consta en la gracia de Dios en base de la cruz apropiada por nosotros por medio de la fe.  Aquí vemos que la santificación como la justificación es realizada sólo por la fe. No entra de ninguna manera los esfuerzos nuestros, mucho menos las obras nuestras. Pero según el punto vista humano puede haber una serie de los tratos de Dios a nivel individual alumbrando nuestros ojos espirituales por quebrantarnos, revelando en términos muy personales la inutilidad de la carne nuestra.

En realidad no puede haber la revelación de la grandeza de su gracia de Jesús sin un correspondiente quebrantamiento nuestro. Juan el Bautista lo dijo acertadamente: "Es necesario que él crezca, pero que yo mengue" (Juan 3:30). Aquí entra la necesidad de aceptar y creer nuestra identificación con Cristo en muerte al pecado y en nueva vida resucitada.  El fiat o fallo final--es Romanos 6: 6: "Sabiendo--mejor dicho según el texto inspirado, conociendo--esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con él, para que el cuerpo de pecado sea destruido--anulado, el poder del pecado cancelado--, a fin de que no sirvamos más al pecado."

Mi mentor espiritual, Dr. F. J. Huegel, decía que Romanos 6: 6 es "el evangelio para los evangélicos." Decía que Romanos 6: 6 es la Magna Carta de la Libertad. [La Magna Carta firmada por el Rey Juan bajo la presión de los nobles y duques en 1215 en Runnymede, Inglaterra; fue el primer paso hacia la democracia en el mundo occidental que resultó en la libertad política]  Sin nuestra identificación por fe en su muerte no puede haber nuestra participación en su vida resucitada.

El puente desde la justificación hasta la santificación    Romanos 5:9-11

Después de la mirada atrás y adelante en Romanos 5:1-8, Pablo nos va a introducir muy a fondo como el Espíritu Santo obra en el creyente con el fin de transformarlo más y más a la misma imagen de Cristo.  Llamo estos tres versículos (Romanos 5:9-11) un puente que cruzamos en  el andar desde el perdón de nuestros pecados hasta una victoria práctica sobre el poder el pecado.  Como el puente tiene un soporte en un lado del río y otro al otro lado, así Paul razona desde la obra de Cristo "el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo" (Colosenses 1:13).  Así creciendo en gracia edificamos nuestra vida espiritual y vamos pasando de la nueva posición (justificación) a la nueva condición moral (regeneración/santificación).

Pablo ahora marca bien un letrero importante. Empieza con esa palabrita, "pues", que sirve de una  conjunción que en base de lo dicho se puede deducir una conclusión lógica. "Pues mucho más estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira" (5:9). Se aprovecha de un argumento a fortiori, es decir, a la fuerza; es un argumento que en base de alguna premisa ya bien establecida, se puede introducir  una premisa mayor pero ya bien sostenida por esa premisa o base indiscutible. 

La primera premisa, base del pasado -  la muerte y la sangre de Cristo  Romanos 5: 9

La premisa ya establecida indiscutiblemente es sin duda alguna ya justificados por el "kófer" o el precio de rescate pagado como propiciación (Romanos 3: 25).  No nos puede quedar jamás bajo la ira de Dios. Pablo ha probado que la ira contra  nuestro pecado ya cayó de una vez para siempre en su amado Hijo; no nos puede quedar ninguna ira, ni presente ni futura. Esto es un resumen de Romanos 3 y 4.

La segunda premisa, base para el andar futuro  -  la resurrección de Cristo  Romanos 5: 10

Habiendo establecido la primera premisa de nuestra justificación en 5:9 en base del valor infinito de esa sangre preciosa, Pablo introduce otro argumento a fortiori, un nuevo argumento aun mayor que la primera. "Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida" (5:10). En base de la firmeza de la justificación nuestra, Pablo razona que nuestra santificación resulta en tal base pero con una verdad nueva. Si la muerte de Jesús dio la justificación ante Dios, la vida resucitada de Cristo viene siendo la nueva dinámica para el crecimiento del creyente en santidad a la imagen de Cristo.

Tome nota del avance del argumento. En Romanos 5: 9 el mucho más de la justificación es seguido por el segundo mucho más de nuestra santificación. En los capítulos anteriores Pablo ha enfatizado mucho la muerte, la sangre de Jesús. Se ha tomado por dada la resurrección, pero en los capítulos que siguen (Romanos 5: 5:12-8:39) la muerte queda siempre eficaz;  pero la resurrección es el nuevo enfoque que garantiza que nada menos que la misma vida de Cristo es el motor, la dinámica de la verdadera santidad. El primer Adán quedó juzgado y muerto en la cruz para que el Segundo Adán tome control y se manifieste en la vida del creyente. "Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre, Adán alma viviente; y el postrer Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual" (1 Corintios 15: 45,46).

Claro no hay ninguna intención de separar la muerte de Cristo de su resurrección. Al contrario era la muerte que rindió nulo el poder del viejo hombre, el Primer Adán. La muerte representativa o judicial del creyente sigue en pie para tratar efectivamente con la resistencia de la carne en el creyente. Esta verdad será el tema de la próximo estudio (Romanos 5: 12-21). Pero el cambio de énfasis significante a la resurrección sin dejar a un lado la muerte nos ofrece la fuente o el manantial de la misma vida de Cristo. Con razón Pablo exclama: "Con Cristo estoy (he sido crucificado--voz pasiva, presente perfecto, modo indicativo- más acertado al tiempo original--juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gálatas 2:20).

El colmo de la Cruz  -  nos gloriamos en Dios   Romanos  5:11

Como si esta verdad de nuestra unión con Cristo fuera el colmo de la victoria de la Cruz, Pablo señala en Romanos 5:11 el próximo versículo algo aun más maravilloso: "Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación" (5:11).  Ésta es la tercera vez que Pablo usa el verbo «gloriarse». Primero "nos gloriamos en la esperanza" (5:2).  Esto lo podemos entender muy bien. Después de la condenación por nuestro mal el ser ofrecido un futuro glorioso debe ser de pura gracia. No nos cuesta gloriarnos en lo que nos llega en su plena misericordia.

Pero la segunda vez dice Pablo "nos gloriamos en las tribulaciones" (5:3). Eso nos cae bien gordo e increíble.  Pero en el andar por fe a través de la dinámica de la Cruz después de las tribulaciones experimentamos el fruto de la fidelidad de Dios, una esperanza no avergonzada nunca.  El autor inspirado de Hebreos está de acuerdo: "Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados" (Hebreos 12: 11).  La participación en los padecimientos de Cristo es un hito valioso que podemos alcanzar (Filipenses 3:10).  Pablo exalta: "Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia" (Colosenses 1:24).  Es un  honor servir pero también es un honor sufrir.  Tales sufrimientos son los que producen en el creyente la imagen de Cristo pero sólo en aquellos que han sido ejercitados en ellos.

Por la tercera vez Pablo dice "nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo" (5:11). Pablo va contando en aumento las razones que nos corresponden. La suma grandeza de esta tercera gloriarse es que nos gloriamos en Dios mismo.  No hay nada mejor ni mayor que devolverle a Dios la gloria. Ser beneficiarios de la justificación y luego de la santificación merece la gratitud pero devolverle las coronas y ponerlas a los pies de Jesús será el pináculo de nuestra existencia eterna. "Y decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza" (Apocalipsis 5:12).

Termina el puente en la cúspide "por quien hemos recibido ahora la reconciliación" (5:11).  No hay término teológico más inclusive que la reconciliación. Implica que después de la caída del Primer Adán, el  triunfo de Génesis 3:15 ha sido logrado. Dios le había dicho a la serpiente, el diablo (Apocalipsis 20:2):"Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre su simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirá en el calcañar."  Este dicho divino se oyó en el mero momento de la caída de nuestros primeros padres. Dios anunció a la simiente de la mujer, Cristo mismo, su triunfo en la Cruz en la cual le daría un golpe fatal acabando con el poder del diablo sobre sus súbditos. Cristo mismo dijo días antes de la crucifixión: "Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo" (Juan 12: 31,32).

"Así que,  por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre" (Hebreos 2: 12, 13).   Así era el gran plan divino del Padre y su Hijo y por fin triunfaron.  Pablo lo llama Nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación" (5:11).

El triunfo final de la reconciliación en Cristo     2 Corintios 5: 18-20

Queda un uso final de la reconciliación. Dios nos ha llamado a llevar esa reconciliación al mundo perdido. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo mismo al mundo, no tomándoles en cuenta los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios" (2 Corintios 5: 18-20).

E próximo estudio será en Romanos 5:12-21.  Pablo entrará en gran detalle en la historia del origen del mal inherente en el ser humano y cómo la cruz de Cristo y nuestra muerte judicial en él viene siendo el remedio divino y eficaz para una vida de verdadera victoria sobre el «yo». Esta dizque lucha es el gran problema práctico del creyente. Muchos se frustran y se dan por vencidos en tal lucha.

Pero es la porción más clave que pone el cimiento para el resto del estudio de la santificación. Realmente es una porción pocas veces apreciada como se debe. Que Dios nos ilumine el corazón para creer la verdad: estamos unidos a Cristo en muerte al viejo «yo» y ahora estamos vivos para Dios en Cristo Jesús.

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,

G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Edinburg, TX 78539

  Todos mis estudios en los dos idiomas se encuentran en www.kneillfoster.com