Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO (12)

La cruz -- el golpe fatal al pecado

¿Quién reina -- Adán o Cristo?

Romanos 5: 12-14

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

Romanos 5 nos introduce de lleno en el tema culminante de la salvación, es decir, Cristo quien mora en nosotros por medio del Espíritu Santo. Toda esta maravillosa salvación queda basada firmemente en la obra consumada en la Cruz. Pablo echó un vistazo para atrás al fundamento puesto, la justificación (Romanos 3:21-4:25). Luego establece las siete bendiciones del presente: paz, entrada, firmeza, esperanza futura, aflicciones que resultan en la esperanza puesta a prueba, el amor de Dios derramado en nuestro corazón y por fin el toque final, el Espíritu Santo ya  libremente dado (Romanos 5:1-8).

Nos prepara Pablo en Romanos 5: 9-11 para cruzar el "puente" desde la base de la  salvación, la justificación para poder entrar de lleno en el gran porqué de la salvación, nuestra semejanza a la imagen de Cristo. Se destaca la frase Mucho Más dos veces en tres versículos. Esa verdad se va a repetir tres veces más (vss. 15, 17, 20--la idea) dándonos a entender que en el contraste y la comparación entre el Primer Adán y el Postrer Adán no hay nada que comparar. Sublimemente  trasciende el Segundo Adán. De esta manera Pablo establece la superioridad de Cristo en todo aspecto.

¿Cuál es el gran problema de la vida cristiana tal como es vivida hoy?

Si miramos alrededor de nosotros o aun si miramos adentro pudiéramos decir que es para muchos una lucha con "los  deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida" (1 Juan 2: 16). La vida cristiana viene siendo tantas veces una vida de altibajos, un paso adelante y dos pasos para atrás o vice versa. Claro hay las bendiciones de Dios, períodos de victoria, pero Pablo capta lo siguiente en cierta ocasión en su propia vida: "Yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí" (Romanos 7: 18-20).

Si ésa fue la verdad a nivel de Pablo personalmente en dicho momento cuando no confiaba plenamente en Cristo, él observa y comenta a los corintios la triste condición colectiva de tal iglesia: "De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no eráis capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales, pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?" (1Corintios 3:1-3)

No tenemos que andar lejos para hallar lo mismo, a veces en nuestras propias vidas. Reinan el orgullo, los celos, el desánimo, la impaciencia, la vida de hipócrita y derrotada.  Nos hacemos la pregunta: ¿es ésta la cristiana normal o anormal?  Tantas veces se oye decir: la vida cristiana es difícil; es una lucha, trato y no logro lo que Dios me ha prometido.  De veras esta vida así como está descrita es una caricatura de la vida verdadera en Cristo. 

Opciones disponibles al creyente hoy en día

Resulta la vida cristiana en una de dos cosas: o no sabemos las provisiones amplias y tratamos de llevar la vida en nuestras propias energías o no andamos por fe en el Mensaje de la Cruz. Dios no nos condena a tal vida de frustración y derrota. Cristo ha provisto el Mucho Más de Romanos 5: 9, 10, 15, 17, 20.

Déjeme aclarar que no creo en la perfección absoluta del creyente en esta vida. La  vida adánica sigue en el creyente hasta que Dios nos dé el cuerpo glorificado. Sin embargo, no tenemos que quedar satisfechos con la frustración de la vida y seguir siendo víctimas de nuestro orgullo y mal. Hay una victoria real y va en aumento caminando nosotros en el poder del Espíritu Santo. Pablo  ha expresado esta vida balanceada en 2 Corintios: "Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús,  y por medio de  nosotros manifiesta en todo lugar el oler de su conocimiento. Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden" (2 Corintios 2: 14,15). "Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo" (1 Corintios 15:57).

Sin embargo Pablo revela que la vida victoriosa no queda exenta de las pruebas y las reacciones humanas.  Pero a pesar de lo duro de la vida cotidiana,  la nueva dinámica del Espíritu Santo nos consuela.  "Porque de cierto, cuando vivimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados, de fuera conflictos; de dentro temores. Pero Dios, que consuela a los humildes nos consoló con la venida de Tito" (2 Cor.7: 5, 6).

El Primer Adán contra el Postrer Adán - dos dinámicas conflictivas

Antes de seguir adelante en el desarrollo de la santificación introducida en el puente de Romanos 5: 9-11, Pablo da los pasos críticos para sacar a luz el cómo  la fuerza carnal en el creyente puede llegar a ser tan dominante. Más adelante Pablo explica a los corintios el agudo contraste entre  las dos dinámicas: "Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo" (2 Corintios 15:45-47).

Considero este pasaje de Romanos 5: 12-21 muy clave e indispensable para la comprensión de Romanos 6 que pone en claro las grandes verdades libertadoras de la santificación.  Demasiado frecuente se ha tratado superficialmente dejando que Romanos seis sea tan sólo nuestra posición judicial en Cristo nada más, algo teórico y no básico y práctico.  Claro está que nuestra muerte con Cristo en Romanos 6 es judicial y representativa; sin embargo Romanos 6 está lleno de mandatos y retos prácticos para el andar en victoria. 

Mi mentor, Dr. F. J. Huegel, veterano misionero a México (1920-1970) solía decir que "Romanos 6 es el evangelio para los evangélicos tal como el Monte Everest en las Himalayas sobrepasa todas las demás montañas del mundo."

El origen bíblico del pecado  Romanos 5: 12-14

Con gran cuidado Pablo pone el cimiento de la obra de la Cruz. "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12).  Éste es el punto de partida que explica el origen del pecado. Satanás tentó a nuestros padres, pero ellos mismos eran los muy responsables. La  relación orgánica de las generaciones resultó en que este mal pasó a todos los hombres. Los teólogos llaman  esto la depravación de la raza humana.  Pecamos porque somos pecadores. El problema no es el pecado en sí sino la naturaleza ya corrupta con que cada ser  humano llega al mundo.  El texto dice: "Por cuanto todos pecaron--aoristo/pasado."

A algunos no les gusta la idea de que nacimos pecadores como si fuera lo de culparnos antes de nacer ni  pecar. Pues si no es así, a lo menos cada ser humano sin excepción alguna ratifica la realidad a la edad más temprana.

Pablo se da cuenta de que antes de la Ley Sinaítica en Éxodo 19, 20 había pecado en el mundo aunque no fue definido en la misma forma precisa. Pero hubo las trágicas consecuencias inexorables. La ley de Moisés, de la cual Pablo hablará mucho en los capítulos futuros, llegó por fin para destacar la gravedad y la enormidad del pecado; la ley iba a traer mayor culpa al pecador  con el correspondiente castigo

El Protevanglium o el Protoevangélico   Génesis 3:15

Mucho vale la pena dar un paso por Génesis 3 donde se halla el relato verídico de la caída del hombre.  La Biblia no se entiende sin una comprensión profunda de este pasaje.  Después de haber pecado ellos, Dios se acercó a Adán primero y luego a Eva en el debido orden. Respondieron con pretextos y culpa. Luego en Génesis 3: 14, 15 condena de manera más tajante a la serpiente. A la vez a oídos de Adán y Eva le dijo a la serpiente en la forma más concisa y categórica no tan sólo su condenación eterna sino que anunció el plan redentor a grandes rasgos. Quizá nos sorprenda que Dios le haya declarado su plan a Sátanas. Pero El diablo era el contrincante por encima de todos los demás. Éste fue el plan A, porque Dios nunca tiene un plan B.

Sigue el esquema más preciso por desarrollarse la trayectoria futura desde la caída hasta el triunfo futuro de Dios trino. "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar" (Génesis 3:15).

Hay cinco puntos importantísimos:

1.      La iniciativa absoluta de Dios -- pondré enemistad implacable y triunfante

2.      Una larga duración entre dos simientes contrarias, la del mal y la de la mujer. La gracia tornará en triunfo usando la misma culpable para introducir al Mesías  Isaías 7.14; Mateo 1: 23

3.      La duración abarcará los dos linajes de todo tiempo: la de la mujer: Abel, Noé, Abraham, David; la del mal: Caín, Lamec, los antediluvianos, los de la torre de Babel, etc.

4.      Un golpe fatal dado por la simiente de la mujer/Cristo encarnado (Gálatas 3:16)  precisamente en la cruz Juan 12.31: "Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera."

5.      Un golpe cruel pero pasajero en la crucifixión que resultaría en la gloriosa resurrección.

Dos razas la terrenal de Adán y la celestial de Jesús -- dos posiciones bien distintas

Pablo vuelve en Romanos 5: 14 a decir: "No obstante reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir." Es indiscutible que reinó la muerte con la firme realidad de las tristes consecuencias de la caída. Es interesante que el verbo «reinar» aparezca cinco veces en este capítulo. Habla del poder y la presencia de la dinámica cual sea. "Reinó la muerte desde Moisés hasta Moisés" (5:14), pero "Mucho Más reinarán en vida por un solo, Jesucristo los que reciben la abundancia de la gracia y del don de justificación" (5:17).  No queda duda alguna que reina Cristo y no reina nunca el mal. Nos debe llena de confianza que la vida cristiana no es una lucha tenaz sino un descanso, un don regalado por el Espíritu Santo.  Tal es el mensaje de este pasaje.

La última frase capta nuestra atención: "el cual es figura del que había de venir." A primera vista las diferencias entre Adán y Cristo son enormes. ¿Cómo pudiera haber una comparación entre estos dos polos diametralmente opuestos el uno al otro?  ¡Adán nos involucró en desgracia y condenación! ¡Cristo nos sacó de ese fango y nos resucitó en triunfo sobre el mal!  Se resuelve fácil la semejanza. Ambos introdujeron una nueva raza: Adán la terrenal, Cristo la celestial. En este sentido Adán era tipo o patrón de Cristo sólo en ese sentido.  En Adán nacimos en pecado, en Cristo renacimos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús (Romanos 6:6).

Breve repaso para apreciar el próximo pasaje   Romanos 5: 15-21

Hemos repasado la mirada para atrás desde la condenación (Romanos 3: 21-4) hasta el derramamiento

del Espíritu Santo (Romanos 5: 5). Pablo da pausa para reflexionar sobre el majestuoso amor de Cristo para con los infelices."Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (5: 8).  Sigue «el puente» de Romanos 5: 9-11 preparándonos para pasar de la justificación a la santificación. Pablo no abandona la base de nuestra nueva posición de ser aceptados tan justos como Cristo sino que edifica la santificación sobre esa misma obra de la Cruz.

En ese «puente» introduce dos argumentos a fortiori o a la fuerza. Él parte de una premisa bien establecida y procede a establecer una premisa mayor, de más arraigo y alcance.  En breve ya justificados en su sangre, seremos salvos de su ira. La ira cayó sobre él y nada queda para nosotros. Nos paramos debajo de esa cobertura segura (5: 9).  Ahora viene la premisa mayor. Ya reconciliados de una vez para siempre seremos salvos por su vida (5: 10). Con esa referencia introduce el tema de Romanos 6 que sigue, la vida resucitada de Cristo hecha la nuestra.

Pero Pablo sabe muy bien que tiene que poner bien el cimiento para la santificación porque involucra nada menos que la transformación absoluta de la vida pasada a la vida nueva. Le es menester tomar muy en cuento el origen del mal que contaminó la raza.  Esa materia prima adánica no serviría nunca para nada.

 

Pero la caída de Adán no tomó por sorpresa a Dios. Ya puso en marcha el Protoevangelio, su plan A, Génesis 3:15. La obra maestra de la Cruz iba a ser doble: una posición legal e irrevocable. Dios nos declara tan justos como su propio hijo en base de su muerte vicaria. Los medios de la gracia, la sangre derramada y la fe sin mérito alguno serán ampliamente suficientes para esta nueva posición otorgada por el Juez justo.

Pero Dios Santo quería hacer aun más. Sobre ese firmamento ya puesto quería edificar con nuevo material, Cristo en nosotros, un edificio para su morada. "En quien (Cristo) vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu" (Efesios 2: 22).  Tal obra culminante tendría que tratar con la vieja materia prima del Adán. Por eso Dios halló en Cristo la manera de introducir una nueva raza sobre nuevas bases.

En la regeneración nos concedió una nueva condición moral llevada a cabo por el Espíritu Santo en base de la Palabra de Dios. Con esta nueva materia, nos puso en su amado Hijo. Y ya no estamos en Adán de ninguna manera; el poder de esa vida vieja fue cancelado (Romanos 6:6) y la nueva dinámica del Espíritu hará una obra progresiva de santificación para la gloria de Dios.

  

El próximo estudio terminará el pasaje mostrando los dos contrastes entre Adán y Cristo y las tres comparaciones que resultarán en una vida de victoria diaria.

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,

G. Ernesto Johnson

  los estudios en los dos idiomas se hallan en www.kneillfoster.com