Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO (13)

Nuestra solidaridad con Cristo, la cabeza de la nueva raza

Romanos 5: 15-21

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

Los previos estudios exegéticos nos han preparado para entrar de lleno en la sustancia de los

contrastes fuertes y las comparaciones entre el Primer Adán y el Postrer Adán, Jesús Cristo Señor nuestro  (1 Corintios 15: 45-49). Desde Romanos 5: 12 Pablo establece más allá de duda que "el pecado entró por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron."  Pablo establece la realidad del problema enorme que Dios resolvió en la muerte expiatoria de Cristo en la Cruz en quitar la culpa y el poder de la naturaleza adánica.

Por eso Pablo vuelve al mero principio de la entrada del pecado y muerte en el Huerto de Edén. Dice Pablo de Adán "el cual es figura del que había de venir", una clara referencia al Mesías, aquel que había de venir. Entre las grandes diferencias que había habido entre Adán quien fracasó totalmente y Cristo que triunfó grandiosamente había algo que tenían en comú.Dieron principio a dos razas representativas.

El argumento fuerte de Pablo en Romanos 5:15-21 es para que podamos comprender la solidaridad nuestra con Adán primero en pecado y luego con Cristo en victoria sobre tal naturaleza corrupta. Será una victoria Mucho Más grande en unión con Cristo. Sí que los dos tenían algo en común, las cabezas federales de dos razas que se predijern primero en Génesis 3:15, la simiente de la serpiente y la de la mujer.

La gran importancia de estas verdades en el argumento de Romanos

A mi criterio esta sección de Romanos es muy fundamental al resto de nuestra comprensión de la verdadera victoria nuestra en Cristo Jesús.  Pablo pone en claro las bases lógicas y bíblicas que establecen de una vez para siempre que la vida cristiana no es nada más que una vida llevada en el poder del Resucitado.  Muy pocos  sobre esta sección, en parte porque es algo difícil de exponer. El razonamiento de Pablo es algo denso y compacto. Los mismos comentaristas reconocen este factor, pero de todos modos ellos consideran esta sección altamente importante donde coinciden los argumentos más poderosos de Romanos.[1]  El mensaje en sí es patente y determinante.

Los dos contraste bien fuertes entre Adán y Cristo  Romanos 5: 15,16

No cabe duda de que habría una grande diferencia entre Adán el perdedero y el Cristo el vencedor. "Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron  mucho más  para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre Jesucristo" (5:15). Al introducir Pablo a los dos personajes, cabezas de las dos razas federales, hace hincapié en el ndo de diferencia entre un don o regalo y la culpa y la vergüenza de una transgresión.  Un regalo nos introduce en alegría, gozo y gratitud. ¿A quién no le gusta una fiesta?  En agudo contraste, ¿Quién no siente profundamente la culpa de haber cometido un pecado al haber herido a un ser queri

Pero otro factor por tomar muy en cuenta es que estos contrastes y luego las comparaciones no son de ninguna manera de igual fuerza. Si que en ese sentido muy limitado, Adán es un tipo o patrón de Cristo; Cristo es el gran anti tipo infinitamente mayor en todo aspecto.  Estos contrastes y comparaciones no resultan en un estancamiento o empate entre dos fuerzas de igual valor. Cristo  transciende MUCHO MÁS el daño hecho por Adán, Éste es el gran mensaje de Romanos 5:12-21.  La vida cristiana no es una lucha, una batalla en tela de duda. Es un reposo tranquilo, un descanso en virtud de la nueva dinámica que el Espíritu Santo nos regala.

Vuelvo a decir que en esta sección Pablo hace un contraste entre lo que un hombre -Adán- hizo y lo que el otro hombre infinitamente superior hizo de una vez en la cruz a favor nuestro.  Diez veces desde 5:12-19, Pablo dice un hombre o aquel uno refiriéndose igualmente a Adán y a Cristo. Resulta más que claro que verso 15 enfatiza en gran manera el beneficio al creyente por multiplicar el impacto de la gracia de Dios--"abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre Jesucristo" De ninguna manera fue una provisión  mezquina sino abundante.  Que cualquier creyente batallando con la fuerzas del viejo hombre tome en fe esa verdad y que la afirme de todo corazón.

Se debe notar que Pablo usa el término "muchos" para hablar de la extensión del mal y la del bien. El contexto tiene que determinar exactamente la extensión. Lo del mal se extiende a "todos los hombres" (5:12).  La extensión de lo bueno en Cristo viene específicamente "a los  que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justificación" (5:18). Pablo habla no cuantitativamente sino cualitativamente con respecto a la eficacia de los beneficios que llegan al creyente.

Como si no fuese suficiente para distinguir el agudo constaste del verso 15, el verso que sigue repite: "Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación (palabra muy fuerte), pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación." En esencia el mal de parte de uno mismo se extendió a todos haciendo estragos, pero por contraste por uno solo, Cristo,  su gracia se extiende a cubrir múltiples transgresiones.  Tal es el poder superior del don de la gracia de Dios en Cristo.

Tres comparaciones entre Adán y Cristo aunque en dirección opuesta Romanos 5: 17-19

Pablo reitera la analogía entre Adán y Cristo como cabezas federales de dos distintas razas. En los versos anteriores hizo destacar el agudo contraste entre el don versus la transgresión. Aun en el original usa más de una sola palabra sinónima para hacer hincapié en la naturaleza de lo dado en pura gracia inmerecida.  Infinitamente más poderosa es la gracia que el mal heredado desde Adán. Esto nos debe animar a siempre seguir adelante.

 en esta sección es el verbo "reinar." Muy secamente dice que "Por si por la transgresión de un solo reinó la muerte" porque nadie va a discutir esa triste realidad.  Nuestro mundo es "un mundo de cementerios." Pero lanzándose desde ese triste hecho en plena confianza, Pablo dice: "mucho más reinarán por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia" (5: 17). Pablo es culpable de la bendita redundancia, multiplicando las palabras que resaltan en la pura gracia en la intervención de Dios en la Cruz. 

En  palabras tan claras nos reta Pablo que nuestra vocación santa es la de reinar en vida  aquí y ahora, no tan sólo en el futuro sino en el presente. Pablo dice que nosotros mismos reinaremos ahora mismo aunque más adelante en 5:21 dice: "Así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro" (5:21). O que sea nosotros mismos o sea la gracia que reina no hace ninguna diferencia porque todo es de él y de pura gracia.

Pablo vuelve a  resumir el argumento que dejó incompleto en 5:14.  "No obstante reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del aquel que había de venir."  

En la segunda comparación, Pablo completa la oración original dando el resultado final. "Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombre la justificación" (5:18). Pablo resume lo dicho anteriormente aclarando el impacto tanto de Adán  para el mal como el de Cristo para el bien.  Esto viene  en términos de la extensión de las dos cabezas de las razas.

A veces algunos usan el versículo 18 para enseñar el universalismo de la salvación de todos, diciendo  mal: todos condenados en su pecado y todos justificados en Cristo.  Pero el verso anterior limita la eficacia a"los que reciben la abundancia de la gracias y del don de la justicia" poniendo una estricta limitación reservando la salvación sólo a los creyentes.

La última comparación viene en 5: 19: "Porque así como por la desobediencia de un hombre – Adán- los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno – Cristo -, los muchos serán constituidos justos."  Pablo exalta en la  maravilla de la justificación que provee  al creyente  un estatus legal ante el Juez como si nunca hubiera pecado.  Lo que Adán trajo al mundo, Cristo ha abolido totalmente. Y no tan sólo esto sino que ha dado al creyente una posición tal que se le hace ser "heredero con Dios and coheredero con Cristo" (Romanos 8:17).

El papel de la ley, algo agregado  para magnificar la gracia de Cristo  Romanos 5: 20, 21

Pablo ha venido hablando mucho de la ley desde Romanos 2:12 en adelante. En el resumen de la condenación del pecador ha dicho: Pero "sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios." En su desarrollo de la justificación ha establecido más allá de duda que la ley sólo condena al culpable.  Dios intervino no en base de la ley que tan sólo mata al pecador sino en la pura expresión de su gracia. El Juez mismo ofreció  el "kofer" lo cual el pecador ni podía ni quería hacer. El triunfo de la gracia proveyó libre acceso a Dios en base de la obra expiatoria de Cristo en la Cruz.

Pero todo esto hace surgir la pregunta lógica: ¿para qué fue agregada la ley?  ¿Por qué hubo la ley?  En Romanos 5:13 Pablo había dicho: "Pues antes de la ley, había pecado; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado." Pero en teoría si no hay ley que define y prohíba bajo costa de desobediencia, no puede haber culpa. "No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aún en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán." La ley no creó el pecado pero dada después unos cuatrocientos años lo iba a definir y a prohibir (Gálatas 3: 17).

Pablo responde precisamente a esta pregunta: "Entonces, ¿pará que sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa. Y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador."  Luego Pablo declara que fue dada para encerrar todo bajo el pecado para que la promesa que es  por la fe en Jesucristo fuese dada los creyentes. Realmente la ley tienes dos grandes propósitos: uno hacia Dios, revelar su santidad y su odio hasta el pecado.  La ley tomó la forma de la justicia que condena todo lo que no es de Dios.  La ley iba a hacer crecer lo enorme del pecado y lo inútil de todo ser humano que nació contagiado por el Primer Adán. 

El Quinto MUCHO MÁS de Cristo frente a lo peor que pudo hacer la ley  Romanos 5: 20, 21

                                                                                          

En el "puente de Romanos 5: 9-11" (estudio anterior # 12) aparece primera esta frase mucho más en 5: 9 marcando el progreso desde la justificación o la declaración de nuestra absoluta justicia en Cristo que nos quitó para siempre la ira de Dios; luego la segunda frase mucho más pone el próximo hito desde habiendo sido enemigos ahora recipientes de la misma dinámica de Cristo resucitado siendo nuestra propia vida (5:10). Siguen dos veces más mucho más en los primeros dos contrastes (5:15,17).

Pero  la quinta vez  es la exclamación de Pablo subrayando la verdad más allá de posible duda. "Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase, mas cuando el pecado abundó; sobreabundó la gracia".  Por el cambio del verbo, siempre la palabra más clave de la oración, Pablo pone fin a su argumento ya probado. Triunfa la gracia, exclusivamente la propiedad de Dios mismo. Esta vez no dice que "reinaremos" como en 5: 17, sino que pone la seguridad de la victoria en las manos de Dios, es decir, el triunfo de la gracia misma manifestada en Cristo Jesús.

La superioridad de la gracia y el fracaso  de la ley para salvar

Vale la pena notar que en todo esto Dios define la victoria en términos de la abundancia de su gracia, su carisma, su don.  La ley fue dada los cuatrocientos años después de la promesa dada a Abraham. Tal promesa era basada en la gracia de Dios y su fe en creer la promesa (Génesis 15:6). Esa promesa a Abraham indicaba que la ley sería algo temporario "hasta que viniese la simiente (Cristo)" (Gal; 3:17, 19).  Ya no serviría ni como medio de la salvación ni mucho menos el  medio de la santificación.  Tal nunca jamás era el propósito de Dios para la salvación.  En el plan de Dios la ley serviría como un medio preparatorio  no más para la venida de Cristo quien ofrecería la redención en  pura gracia basado todo en la muerte expiatoria de Cristo.

Pero hay otra razón porque Dios introdujo la ley. Era para revelar y hacer resaltar lo enorme del pecado, lo incurable del pecado. Pero aun en magnificar y definir la esencia del mal, Dios sería aun más  glorificado por haber triunfado sobre semejante mal. La ley reveló al hombre tan ciego lo incorregible de su carne. Este descubrimiento del pecado tal como Dios siempre lo conocía resultó en la condenación de cada ser humano. Además Adán nos involucró en el pecado y la ley puso en agudo relieve  el doble mal.  Así resulta el mismo triunfo de la abundancia de la gracia. Tal triunfo en la Cruz sirve para la mayor "alabanza de la gloria de su gracia" (Efesios 1: 6,11, 14).

La conclusión del argumento de Pablo está así bien establecido. Ni el Primer Adán ni la ley misma pudiera competir con la gracia de Dios revelada en Cristo. "Pero la ley  se introdujo  para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó; sobreabundó la gracia  para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo Señor nuestro" (Romanos 5: 20, 21).

Habiendo puesto en claro el fin de la tiranía del pecado y  el doble castigo de la ley, Pablo nos prepara para la aplicación práctica que sigue en Romanos 6:1 en base de los cinco Mucho Más afirmaciones. No puede haber la menor duda de que la vida resucitada  de Cristo será  más que sobremanera suficiente para un andar de plena victoria  Se ha resuelto el problema del Primer Adán frente al Postrer Adán. Ya estamos preparados para avanzar sobre las bases bíblicas con la plena confianza. Reina la gracia y no la carne.

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,

G. Ernesto Johnson

  Los demás estudios exegéticos en ambos idiomas  www.kneillfoster.com



[1] Leon Morris, The Epistle to the Romans,  (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1988) , p.228. En la nota a pie de la página, Lloyd Jones lo llama el “mismo corazón y centro de la epístola.” Y Griffith Thomas dice que es el “artículo principal y enfoque de la epístola.” (traducción mía)