Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO (14)

Renacido Crucificado-nuevo punto de partida

Romanos 6: 1-5

Dr. G. Ernesto Johnson

Rio Grande Bible Institute

Introducción

Después de los trece estudios exegéticos llegamos a la porción clave en la cual Pablo da el primer paso práctico y doctrinal rumbo a una vida de victoria en Cristo.  Repasemos brevemente. En Romanos 5: 1-8 Pablo echó un vistazo para atrás a la condenación rotunda de pecador (Romanos 1:18-3:20) y una mirada al futuro. Sigue  la intervención en gracia del Juez Justo castigando a su propio Hijoasí proveyendo una declaración jurídica de la justicia divina en base de la sangre de su Hijo al "impío que cree" (Romanos 3:21-31). Siguen los ejemplos de la justificación, Abraham y David y el gran principio de la fe (Romanos 4:1-26).

Sigue "el puente" (Romanos 5: 9-11) en el cual Pablo se dirige desde la justificación a la santificación siendo la justificación el cimiente de la santificación, el andar del creyente en victoria en Cristo. Usa dos argumentos a fortiori (a la fuerza) para establecer más allá de duda  la grandeza de nuestra posición (justificación) y la condición resultante (santificación) en Cristo. Lo hace por medio de repetir dos veces mucho más.

En el resto de Romanos 5: 12-21 Pablo  vuelve a la caída del Primer Adán quien os involucró a todos en el pecado dejándonos una naturaleza  pecaminosa. Pecamos en Adán, pero ahora estamos en el Postrer Adáno Cristo. En el don de su gracia renacimos crucificados en el Postrer Adán. Y murió el Primer Adán en nosotros y ahora reina la gracia en unión con nuestra nueva cabeza federal, Cristo Jesús.

Pablo establece esta nuestra relación por medio de dos contrastes (5:15,16) y tres comparaciones (17-19). Después de las dos mucho más siguen tres más en 5: 15,17, 21.  Al contar con cinco mucho más en este pasaje no debe haber duda alguna de que sobresale en todo sentido el poder de la vida nueva. Ahora en ella reina la gracia. "Para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro" (Romanos 5: 21).

La cuestión candente ante el creyente   Pecar o no pecar  Romanos 6:1

En cierto sentido podemos decir que todo lo que Pablo viene enseñando desde la justificación

(Romanos 3: 21-5: 11) hasta ahora sirve para conducirnos a hacer frente a este urgente dilema del creyente. Pecar o no pecar, seguir pecando o no seguir pecando. Tiene que ser una respuesta bíblica y clara que magnifique a la misma gracia de Dios  que a la vez haga frente a la realidad del andar del cristiano. En estos capítulos de Romanos 6-8, Pablo lo desenvuelve con una claridad transparente.

Pablo va a contestar a luz de la obra de la Cruz este tema urgente bajo cuarto preguntas que forman la estructura de estos capítulos.  Veámosla a vista de vuelo de pájaro:

1.) "u, pues, diremos?" "¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?" (6:1-14).  El nuevo punto de partida para el creyente, muerto al pecado  y vivo para Dios.

2.) "¿Qué, pues?" "¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?" (6: 15-23).  La nueva perspectiva es la fe/obediencia en acción que resulta en la liberación del pecado

 3.) ¿Acaso ignoráis, hermanos, (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive?" (7: 1). Muerto a ley y a nuestros mejores esfuerzos inútiles y a la vez introducido el creyente al régimen nuevo del Espíritu Santo. 

4.) "¿Qué diremos, pues?"  "¿La ley es pecado?"  (7: 7 - 8: 13)  El debido rol de la ley produce

en el creyente lo inútil de sus esfuerzos. En breve, un quebrantamiento que resulta en una nueva

dependencia del Espíritu quien llena y capacita al creyente con tal que ande por la fe conforme a

la gracia y no conforme a la carne. "Más que  vencedores." Resultan las amplias bendiciones de la vida controlada por el Espíritu Santo (8:14-39).

Unas observaciones personales antes de empezar el estudio

Una nota personal.  Dios me permitió un verdadero quebrantamiento durante mi primer pastorado de una pequeña iglesia en Winnipeg, Manitoba; fui joven habiéndome gozado de cuatro años de una preparatoria (high school cristiano) y con cinco años de estudios bíblicos en dos seminarios en Canadá. Durante esos años estaba saturado de haber oído este mensaje de la Cruz. Creía yo sincera y teológicamente que entendía bien mi co-crucifixión con Cristo; pensaba que estaba preparado para ir al África de misionero.

Pero Dios me reveló en su gracia qué inútil era mi carne y la profundidad de mi orgullo "espritual" en este quebrantamiento. Por su iluminación en aquel entonces me concedió comprender poco a poco  la realidad a nivel de mi corazón de mi unión con Cristo en muerte y resurrección.  A causa de esta realidad personal ahora comparto mi corazón y estas verdades de la Cruz; así yo termino cada carta o escrito con esta frase - - Tuyo en el mensaje del Cruz.  Mi ferviente oración es que estos estudios exegéticos resulten en tal iluminación en tu vida a través del Espíritu Santo.

Para agregar más a mi carga en mis muchos viajes por el norte y el sur,  he hallado muy poco conocimiento de este mensaje.  Ayer un joven a quien aconsejo  me observó: ¿Por qué en nuestras iglesias ponen tanto énfasis en lo que siempre nos toca  hacer cuando Cristo ya lo hizo de una vez en la cruz?   Buen pregunta.

La Magna Carta de la libertad espiritual "morimos al pecado"  Romanos 6:1, 2

El principio de la democracia en el mundo anglosajón tomó lugar en 1215 en Inglaterra cuando el Rey Juan bajo mucha presión de los nobles y duques firmó la Magna Carta dándoles por primera vez una pequeña participación en la gobernación de su reinado. Aquella carta ha quedado como la base de la democracia. Mi mentor, Dr. F. J. Huegel, solía decir que: "Romanos 6 es la Magna Carta de nuestra libertad del pecado."

A luz de los argumentos de Romanos 5:12-21 y la repetición cinco veces de la frase mucho más, Pablo ya estableció más allá de duda de que el Postrer Adán sobrepasó al Primer Adán. Ahora corresponde a hacernos la pregunta práctica: ¿Qué, pues, diremos?  Esa palabrita, "pues", es una conjunción fuerte en la lógica que requiere que regresemos al contexto y que aceptemos la fuerza de lo comprobado: "así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro" (5:21).

Lo que nos llama la atención es su pregunta retórica: ¿Seguiremos perseverando o dando rienda suelta al pecado para que Dios en su gracia nos perdone?  El punto clave aquí no es si podemos pecar o no, sino que ¿vamos pecando en base de la gracia? Su respuesta es corta, directa, tajante, rotundamente negativa: "En ninguna manera." Tal presunción y hábito sugerido es un sacrilegio del mayor rango.  Debe haber una base bien firme para tal negación tan decisiva.

La negación está bien basada en lo que sigue: "Porque los que hemos sido muertos al pecado – mejor el verb según el griego original "morimos" (modo indicativo, tiempo aoristo/pasado, voz  pasiva) ¿cómo viviremos aun el él?" Tomemos nota que en los dos primeros versos (6:1,  2),  Pablo dice "el pecado", es decir, singular. No puede referirse a los muchos pecados ya perdonados en la justificación. Evidentemente se refiere exclusivamente a la naturaleza adánica que persiste aun en el creyente.

Pablo, pues, declara la base misma de nuestra victoria en Cristo. Nosotros morimos al respecto del pecado, es decir, su poder y su control sobre nuestra vida. El pecado no murió en nosotros sino que morimos nosotros al pecado en Cristo.  Ahora entran los dos contrastes y las tres comparaciones del Primer Adán y el Postrer Adán de Romanos 5: 15-19. La fuerza del argumento de las dos cabezas federales (5:14) es ya establecido. Como nacimos en Adán EN pecado, renacimos en Cristo muertos AL pecado. No estuvimos cronológicamente ni en el Huerto de Edén ni físicamente en la Cruz con Cristo, pero ¿quién podría dudar, pues, de las consecuencias que proceden de tal solidaridad.

El análisis preciso de esta Magna Carta -- nuestra muerte en Cristo  Romanos 6: 3-5

Pablo bajo la inspiración del Espíritu Santo se da cuenta de lo radical y lo difícil de comprender esta gran declaración; dedica tres versículos para analizarla y luego la sintetiza en Romanos 6:6, mi versículo favorito. ¿Qué quiere decir esto? ¿Cómo se explica? ¿En qué sentido  puedo decir  que morí en Cristo, una co-crucifixión?  Tantas veces frente a la realidad de la tentación de adentro y de afuera me siento tan vivo, nada de  muerto. Pero se puede decir desde el principio que no es un asunto de las emociones y de sentirse así o asá.  Se trata de lo que Dios dice desde la Cruz, no que lo sienta yo. Es cuestión de la fe.

Análisis de "morimos al pecado"  unidos en su bautismo en su muerte   Romanos 6:3

Sigue una fórmula muy paulina que aparece en las epístolas cuando Pablo quiere hacer hincapié en una verdad básica, tan básica que no se pudiera ignorar (Romanos 7:1; 1 Corintios 6:19). "¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados -- otra vez fuimos bautizados -- en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte?  Esta pregunta retórica sólo puede tener una respuesta. Fuimos unidos en su muerte o hacia su muerte.  Cristo mismo se había referido a su muerte como un bautismo: "No sabéis lo que  pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizado con el bautismo con que yo soy bautizado?  (Mateo 20: 22).

Debemos interpretar el versículo según el concepto de los lectores originales. No es una directa referencia a la ordenanza en que pensamos de inmediato. Para el creyente primitivo el bautismo era un acto de confesión e identificación pública con Cristo que bien pudiera resultar en muerte.  El modo de bautismo también ilustra un sumergirse y una salida habiendo dejando atrás en el agua lo viejo. El verso que sigue aprovecha esta  figura.

Otros han hablado de cierto uso del bautismo de que habla Pablo de esta figura: "Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos  se nos dio a beber de un mismo Espíritu" (1 Corintios 12:13). En esto podemos estar seguros que habla de nuestra identificación y nuestra participación con Cristo siendo unidos a él en muerte.

Análisis de "morimos al pecado"    unidos en su sepultura y en su resurrección  Romanos  6: 4

Si nuestra identificación en y hacia una muerte  representativa, Pablo sigue diciendo: "Porque somos sepultados -- otra vez mejor, fuimos sepultados - -  juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida" (6: 4). Una vez más Pablo mira atrás para la cruz y lo que pasó al creyente. La muerte fue con el único propósito de la resurrección. No puede haber triunfo sin la resurrección. En ese énfasis Pablo destaca la nueva cualidad de vida, novedad de vida. De las dos palabras disponibles que se traducen "nuevo", Pablo escoge la que habla de "lo fresco, lo extraño y por tanto, un cambio"[1] y de una incorporación en Cristo ya resucitado. Pablo ahora amplía lo que había dicho en el "puente" de Romanos 5: 10: "estando reconciliados seremos salvos por su vida."  Nuestra muerte con Cristo y la vida resucitada van juntas, para siempre unidas como la herencia del creyente que toma su lugar con Cristo.

Se debe tomar en cuenta que hasta ahora todo lo descrito en Romanos 6: 2-4 viene en el tiempo aoristo/pasado. Todo viene en la voz pasiva que quiere decir lo que nos ha sido hecho. Somos los que recibimos esto sólo por identificarnos en su muerte y resurrección.  Esta unión con Cristo ha sido llevada a cabo por la gloria del Padre, una expresión de la maravilla de su persona y obra dándonos un poder nuevo.   La vida nuestra se basa en esa unión gloriosa.

Análisis de "muertos al pecado"   habiendo sido injertados en su muerte y resurrección  Rom. 6: 5

Por tercera vez Pablo analiza la f rase para que podamos agarrar  la importancia de esta verdad fundamental sobre la cual Dios nos edifica la vida de victoria.  Esta vez hay cierta diferencia de énfasis. Hasta ahora todo ha sido  basado en la Cruz  hace dos mil años. No puede haber nada más seguro que lo ya consumado. Pero ahora entra otro elemento.  La idea del verbo es en el tiempo perfecto ya que si hemos venido siendo plantados, creciendo juntos, en  la semejanza de su muerte, asegurada es la semejanza de su resurrección.  Aquí está la garantía de la plena victoria, pero como un proceso de andar por fe. Antes con el énfasis en la cruz tenemos la nueva pero ahora el camino, el proceso es algo por realizarse.

No cabe duda de que Pablo piensa en Juan 12: 24: "De cierto, de cierto, os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere lleva mucho fruto."  Todo el mundo sabe que la siembra no es seguida de inmediata por la cosecha. Hay que esperar y dejar que el grano de trigo se disuelva y  muera. A su debido tiempo habrá la cosecha.  Así Pablo pone en claro el elemento de la fe que camina contando con esta unión orgánica.

Cristo también subraya  estas verdades en Juan 15: 1-17

Cristo mismo en el Aposento Alto enseñó la misma verdad a sus discípulos. "Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador . . . Permaneced en mí  y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece  en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mi nada podéis hacer" (Juan 15: 1,4, 5). La vida cristiana parte de la Cruz--muertos al pecado  pero es un andar que requiere el permanecer en él por la fe. Pero no está en la base de nuestros esfuerzos sino que en está gloriosa verdad que permite que la misma vida de Cristo, la vida resucitada, se manifieste en nosotros como un proceso, un andar. Es un acto de contarnos muertos y una actitud constante de seguir creyendo.

Cristo sigue remachando este principio al decir: "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho" (Juan 15: 7). Muertos al  pecado tienen que tomar el punto de partida, un andar por fe y la obediencia  El próximo estudio lo sintetizará en Romanos 6:6.

Tuyo en el Mensaje de la Cruz,

G. Ernesto Johnson

  Recibo con gusto cualquier comentario o pregunta  www.kneillfoster.com



[1] Fritz Rienecker/Cleon Roger, Linguistic Key to the Greek New Testament. (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House,1980). p. 361.