Home

SPANISH

English


Spanish

About Us

Links

RETOS DESDE LA CRUZ

ROMANOS --LA VIDA ABUNDANTE EN UNIÓN CON CRISTO

El resumen de lo anterior: muerto al pecado y vivo a Dios (17)

Romanos 6:15-23

Dr. G. Ernesto Johnson

Río Grande Bible Institute

Introducción

Pablo acaba de presentar al justificado en Cristo la misma base de la vida victoriosa en unión con Cristo (6:1-6).  Ya contestó contundentemente la pregunta urgente: ¿tiene que seguir pecando el justificado?  De ninguna manera.

Pablo responde a la pregunta con la lógica incontrovertible, ya muerto al pecado, es decir, al poder de esa esclavitud, "cómo viviremos aún en él".  Dio fin al análisis de la pregunta con broche de oro: "Sabiendo/conociendo esto, que nuestro viejo hombre fue co- crucificado con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido (rendido nulo, su poder sobre nosotros), a fin de que no sirvamos más al pecado".  Éste es el abecedario de la vida cristina; tristemente muchos ignoran este golpe cósmico que Dios dio al poder del viejo hombre, algo no tomado en cuenta en base de la sola fe y obediencia.

Pablo establece más allá de duda la vital relación orgánica con el creyente: "Porque en cuanto murió  (Cristo), al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive para Dios vive" (6:10). Se oye la frase  repetida varias veces: Así también . . . . De golpe nos da los pasos que nos corresponden para entrar de lleno es esta unión espiritual con el Juez justo.

Así también del mismo modo: 1.) cuéntate muerto y vivo . . . 2.) no dejes reinar en ti el pecado como tirano . . . 3.) ni vayas presentando tus miembros al pecado . . .  4.) sino preséntate a ti mismo y tus miembros como armas para la justicia (6:11-13). En corto resumen tenemos los únicos pasos que nos urgen; son pasos de la fe santificadora y la obediencia. Aquí está la vida cristina práctica en una sola cápsula. 

Tenemos todo esto sólo en base del veredicto de Juez supremo que nos declaró tan justos como su propio Hijo (Romanos 3: 21-26). La justificación nos garantiza tal posición irrevocable; viene siendo la base de la santificación, el tema que ahora ocupa a Pablo.

En la siguiente versículo Pablo nos da el bendito resultado: "Porque el pecado no se enseñoreará sobre vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino la gracia" (6:14). Introduce el tema de la ley, el cual desarrollará en Romanos 7, el próximo estudio.

El bosquejo general del tema de la santificación en Romanos

Para poder ver el cuadro grande y captarlo a vuelo de pájaro, volvamos a Romanos 5:1-8:39.

§  Un vistazo atrás a la justificación (3: 21-4:25) y para adelante a la santificación (5:1-8:39).

§  Introduce la santificación por el puente (5:9-11); sigue el MUCHO MÁS del Postrer Adán frente al Primer Adán (5: 12-21).

§  Nuestra identificación con Cristo muertos y vivos y los pasos que la hace una bendita realidad (6:1-14)

§  Una recapitulación de la transformación de esclavitud al pecado a ser siervos de la justicia (6:15-23), el presente estudio.

§  Presenta un nuevo aspecto de nuestra unión con Cristo - casados con Resucitado y el ministerio eficaz del Espíritu Santo (7:1-7).

§  Desafortunadamente siguen los pasos falsos de vivir bajo la ley esclavizadora- "¡Miserable de mi!" (7:7-25)

§  Ahora ninguna condenación nos viene, el gran cómo de responder al Espíritu Santo que nos da una victoria constante por la fe (8:1-13).

§  El creyente ahora goza de las bendiciones de la vida espiritual, identificado con Cristo y partícipe en su vida resucitada (8:14-39).

Ya ubicados en el cuadro grande de la santificación, Pablo en Romanos 6: 15-23  vuelve a hacer uso de una frase dialogal: la usó primero en 6:1 "¿Qué pues diremos? Perseveraremos en el pecado . . .? Ahora en 6:15: "¿Qué, pues? Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?" Y la usará la tercera vez en 7:7: "¿Qué diremos pues? ¿La ley es pecado?"  Es su manera de llamarnos la atención y provocar diálogo y reflexión.

Pablo responde a la pregunta – ¿pecaremos bajo la gracia?

Pablo anticipa que a primera vista se piensa que la ley sería un gran freno hacia el pecado. Por eso confronta directamente semejante error. La gracia, no la ley, cancela el poder del pecado. "Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne" (Colosenses 2:23).

Tal defensa de la gracia como remedio del pecado es el trasfondo de este párrafo que sirve de cierta pausa entre la justificación como la verdadera base de la santificación (Romanos 6:1-14) que continúa en Romanos 7:1- 6).

Otros antes habían acusado a Pablo de haber enseñado que la gracia le conduce a uno al libertinaje o la licencia (3: 3; 6:1). Su respuesta contundente fue: "En ninguna manera". Su argumento sigue: la lógica simple de que a quién uno se somete, tal es su señor quien lo manda, o sea a la desobediencia para muerte o a la obediencia para la justicia. Llegamos a ser esclavos a quien rendimos cuentas en cualquier área de la vida.   La obediencia nos hace esclavos. No puede ser de otra manera, cada causa tiene su efecto necesario y lógico.

Pero ahora Pablo exulta: "Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma (molde) de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados, vinisteis a ser siervos de justicia" (6:17).  Pablo vuelve a asegurar a los romanos que Dios en su infinita misericordia intervino y rompió la vieja relación hacia el mal. Por su declaración de ser tan justos como su hijo, Dios los libertó de una vez. Siguen siendo esclavos y de acuerdo con la lógica arriba son esclavos pero liberados del pecado ya esclavos a la justicia. 

No es cuestión de seguir pecando ya que están bajo la gracia del ese gran veredicto de la justificación.  Pablo usa una analogía llamativa: Obedecemos libremente de corazón porque Dios nos vació, nos echó en el molde de esta gloriosa verdad de nuestra identificación con nuestro hermano mayor. Tal unión con Cristo en muerte y resurrección rompe cualquier relación nefasta anterior.

Pablo insiste en que tomen muy en serie aquella posición irrevocable que resulta en una nueva condición de santidad. La gracia es la cobertura de una vida de santidad.  Lejos de restringir el pecado la ley, lo provocó y los esclavizó.

Esclavos de la justicia, nuestra nueva posición

Pablo usa como ejemplo actual la esclavitud en la sociedad romana, a la vez tan común y tan hostil,  como la relación que puede existir, pero por vía opuesta, esclavos de la justicia.  Hoy en día en nuestra cultura democrática no apreciamos aquella esclavitud social tan dura. Los dueños iban al mercado y compraban los esclavos como si fueran sólo unos kilos de carne. Eran condiciones abismales e injustificables.

Quizá nos sorprende tal imagen como exhibición del creyente para con Dios. Pero para Pablo su mayor gloria era ser esclavo (griego-doulos) de Cristo. Así se presentó Pablo en el saludo de Romanos 1:1:"Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios". No era nada incongruente en ser embajador en cadenas (Efesios 6:20), un "doulos" y apóstol o el llamado de servir con dignidad divina. Bajo esa imagen extraña Pablo da a entender que pertenece a Jesús, él es su todo en todo. Jesús tiene control de él, tanto exclusivo como para siempre. Lejos de seguir oponiéndose a su dueño, se sometía a Él con la mayor devoción creciente.

La esclavitud del judío del Antiguo Testamento -  la esclavitud del amor

Pero quizá para Pablo pensaba más en la esclavitud del judío en el Antiguo Testamento que en la época romana de su día. Es muy significativo que en Éxodo 21: 1-6 después de dada la ley los primeros reglamentos tenían que ver con la esclavitud del judío. Ser esclavo sería inevitable en tiempos duros. Pero Dios puso límites. Tal condición podría existir sólo a lo máximo por 6 años. En el séptimo el dueño tuvo de ponerle en libertad. Si entró con nada, el dueño lo dejó salir de balde. Dios no permitiría la esclavitud perpetua entre su pueblo.

Pero sigue una hermosa posibilidad: "Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre; entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre"[1]. Esta hermosa costumbre se percata que hay la esclavitud del amor para con nuestro Señor.  Para Pablo y para nosotros es la solución de no pecar es por expresar más amor al nuestro dueño celestial. La gracia y el amor de Dios nos restringen y hace más que lógica la sumisión muy voluntaria de todo corazón.

Una mirada retrospectiva, la inutilidad del pasado  (Romanos 6: 19-21)

Para enfatizar lo inútil de la pasada lucha con el pecado, Pablo apela a su memoria. Cuando estaban bajo el dominio de la vieja naturaleza, presentaban sus miembros para servir a la inmundicia y a la  iniquidad. Tal era su reacción: poniéndolos al servicio del pecado. De mismo modo pero por otro rumbo pueden ya presentar para santificación sus miembros para servir a la justicia. Aquí oímos ecos de Romanos 6:13: "ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia."

Bajo el viejo dueño, el pecado (singular, el del Primer Adán) era tan fácil ponerse a cuenta con el mal, dejándose llevar tras la corriente del mal, pero ¿en qué te resultó? ¿Qué provecho lograste? Eras esclavos del pecado y libres de la justicia (6:20). ¿Quieres volver a tal tiranía?  "¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte" (6: 21)

Cierra con broche de oro la plena victoria en el Crucificado  Romanos 6:22,23

Una vez más Pablo por el uso la frase repetida en momentos críticos introduce un cambio del argumento o una conclusión importante. El primer uso notable fue después de la larga condenación del pecado (Romanos 1:18-3:20) vuelve a decir: "Pero ahora, aparte de la ley se ha manifestado la justicia de Dios (Romanos 3:21). Así se abre un capítulo nuevo en la epístola, de la denuncia del pecado al anuncio de la justificación. El segundo uso de Mas ahora marca la conclusión de nuestro identificación, nuestra muerte, sepultura y resurrección con Jesús en aquella cruz."Mas ahora, que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna" (6:22).

Pablo dio comienzo al párrafo con la pregunta: "¿Qué, pues? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.  El fin práctico de la salvación, su esencia, es la santificación, una vida de libertad sin libertinaje, sirviendo a Dios como esclavo pero ya libre de la tiranía del pecado.  Todo esto es resultado, no por las obras de la ley sino por la gracia de Dios en Cristo Jesús.

Pablo vuelve vez tras vez para fundar la verdadera justicia divina en la obra de la Cruz. No se cansa nunca de proclamar la justificación como aquel acto divino por el cual Dios declara justo al impío que cree tan justo como su propio Hijo.  No es tan sólo una declaración de la justicia sino que es la garantía de los medios disponibles para crecer en gracia, haciéndonos herederos de Dios y coherederos con Cristo

(Romanos 8:17). La justificación no tan sólo pone de una vez la base  de nuestra aceptación ante Dios sino que también nos provee la confianza de tomar nuestra posición en Cristo ya muertos, pero vivos para vivir en novedad de vida.

Es interesante que en Romanos 6 no aparezca ninguna referencia directa al Espíritu Santo.  Eso vendrá con claridad en el capítulo 7. La razón es que Pablo quiere que sea conocida la verdad de la Cruz como la base objetiva de la santificación.  Es cierto que con la obra del Espíritu introducida en su debido lugar entra el factor subjetivo. Pero la base objetiva se debe establecer primero para que la obra sea de Dios quien recibe solo la honra y la gloria.  Dios no va a compartir su gloria con nadie. 

Otra verdad para notar en este párrafo es Pablo hace manifiestos los dos caminos, los dos fines. El Maestro mismo lo aclara: "Entrad por la puerta estrecho; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entra por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan" (Mateo 7:13,14). Pablo los identifica"sea el pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia" (6:16). Y otra vez: "Porque el fin de ellas es muerte, mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios,  tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna" (6:21,22).

El colmo del párrafo que pone fin a la pregunta interrogativa es el versículo que damos al incrédulo tantas veces en el evangelismo. Pero el contexto lo pone en el andar del creyente. El fin de los dos caminos, dos modus operandi es bien contrastivo. "Porque la paga del pecado es muerte[2], mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (6:23). Sólo existen dos caminos, o la gracia en Dios manifestada en la cruz, obra totalmente de Dios Juez o la muerte eterna. 

Es interesante que la conclusión final de la santificación en Romanos 8: 12,13, nos devuelva a la misma verdad: "Así que, hermanos, deudores somos, no la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque  si vivís conforme a la carne, moriréis, mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis".

Pablo no termina poniendo en tela de juicio el fin de la muerte para el creyente sino que hace destacar  que todo lo que Dios jamás hace para el creyente es pura dádiva. Tanto la justificación como la santificación y aun la glorificación nos vienen por la gracia inmerecida de Dios (Romanos 8: 28-30). Nunca podrá glorificarse el creyente. Toda la honra y toda la gloria pertenecen a Dios que puso en marcha nuestra salvación tan grande. Dios empieza por mostrarnos su gracia y termina su obra  de gracia para recibir "la alabanza de la gloria de su gracia" (Efesios 6:1,12, 14). 

Tuyo en el mensaje de la Cruz

G, Ernesto Johnson

  www.kneillfoster.com  Haz clic en mi nombre o foto.  

Para una corrección de algún error del correo electrónico en este traslado: gejohnson1928@gmail.com



[1] Quedo muy endeudado a los escritos de Dr. Handley C. G.Moule, catedrático de la Universidad de Cambridge y autor de varios libros sobre las epístolas de Pablo.

H.C.G. Moule, The Epistle to the Romans, (London: Pickering & Inglis Ltd), edición sexta,  pp. 170-180.

[2] Ibid, p.178. La palabra se refiere al estipendio (salario) muy poco del que siempre se quejaba el soldado.